Risas y relatos divierten en "Los Mandamientos de una Mujer Chingona"

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 8 (EL UNIVERSAL).- Abandono de padres, muerte de familiares, matrimonios fallidos, y amores perdidos, son algunos de los temas que Adela Micha, Susana Zabaleta y Rebecca de Alba abordaron en el espectáculo "Los Mandamientos de una Mujer Chingona".

Tras más de año y medio de haber suspendido esta puesta en escena por la pandemia causada por el Covid-19, las consideradas líderes de opinión regresaron a los escenarios con un show renovado al Pepsi Center.

Aunque no se llenó por completo el recinto que por cuestiones de seguridad sanitaria tenía reducido el aforo, las personas que asistieron no pararon de reír y de reflexionar con las historias que contaban las anfitrionas.

"Todos nos moríamos de ganas de estar aquí con todos ustedes, así que les agradecemos de corazón que hayan venido esta noche a acompañarnos, muchas gracias", comentó Rebecca al dar la bienvenida a su público.

El recinto, que también por pandemia había estado cerrado por varios meses, se tuvo que adecuar para proporcionar una seguridad sanitaria, ahora sólo existe un acceso abierto para controlar el flujo de asistentes, se les toma la temperatura y se proporciona gel antibacterial.

La primera en arrancar con el show fue la conductora de Alba, quien empezó a explicar cada uno de sus mandamientos de vida, entre ellos el no tirarse al drama porque señaló que no hay necesidad de pasarla mal.

"Yo creo que en gran medida es la actitud con la que decides afrontar las dificultades que se van atravesando en tu vida, porque todos pasamos por momentos duros, pero yo no me doy permiso de engancharme al caos, ni al drama", comentó.

Además de hablar de su infancia, en la que vivió abandono por parte de su padre y la muerte de una de sus hermanas, Rebeca señaló que eso la hizo fuerte, además recalcó la admiración y agradecimiento hacía su madre, que sin importar el que se quedó sola a cargo de todos sus hijos, salió a buscar trabajo para sacar a adelante a sus hijos y expresó que eso la hizo ser "una mujer chingona".

La noche continuó con la historia de vida de Susana Zabaleta, quien explicó cómo fue crecer dentro de una familia conservadora, especialmente al tener un padre machista que sólo pensaba que las mujeres debían de casarse y tener hijos. Es por ello que uno de sus mandamientos de vida es "Honrarás a tu padre y a tu madre".

"Los primeros años te marca para toda la vida, aunque sea muy obvio de honrar a tu padre y a tu madre, es toda una aventura si tus papás son de Monclova Coahuila, es como un deporte de alto rendimiento, tuve una educación absurdamente católica y tradicional.

"Tienes que ser una buena hija y aunque ustedes digan cómo es posible que esta pinche vieja lo haya hecho, pues sí, lo he logrado, a pesar de que el tiempo ha pasado, aun ahorita a mis cincuenta y tantos, tengo que hacer el protocolo para no lastimar a mis papás cada vez que cambio de pareja…", explicó.

Zabaleta aprovechó para deleitar a su audiencia con su voz, al cantar algunos demás famosos de ópera, entre sus historias que trataban de dejar algunos mensajes sobre cómo seguir adelante bajo la adversidad.

Y aunque había momentos duros en sus relatos, la cantante los suavizaba y hacía reír a todos los presentes con otras historias que nunca se esperaron escuchar de la también actriz.

Mientras que los asistentes consumían algunos alimentos, como cervezas y palomitas, productos que también tenían envolturas de plástico para que no estuvieran expuestos por el virus, llegó el turno de Adela Micha quien, así como sus compañeras, detalló cuando sufrió el abandono de su padre, la superación de su padre y su camino como comunicadora.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.