Las riquezas ocultas del Barrio de Tacubaya

*Esta zona de la capital mexicana aún conserva parte de los espacios verdes que la caracterizaron en el pasado

Por Telma Villanueva

México, 22 de mayo (Notimex).— Tacubaya es un punto de la Ciudad del cual la mayoría tiene una referencia; sin embargo, la riqueza cultural que encierra es poco conocida, es por ello que la arquitecta María Bustamante Harfush ofreció una conferencia en la que ahondó en el patrimonio de este barrio, el cual aún tiene mucho que ofrecer. 

      A decir de la miembro del Colegio de Cronistas de la Ciudad de México, “Tacubaya es el lugar donde se toma el agua”; al pensar en este lugar también debe pensarse en su relación con el líquido vital pues aunque ahora no sean tan visibles, los ríos de la zona fueron uno de sus principales referentes.

      En una imagen que “pocos conocemos”, la arquitecta mostró la Iglesia de Santa Fe, la cual fundó Vasco de Quiroga. En este lugar, además de construir un hospital para los indios, también se encontraba un ojo de agua que aún hoy es una toma de agua.

      Destacó que los ríos de Tacubaya siguen estando presentes; sin embargo, ahora recorren la ciudad de manera subterránea; no obstante, hay puntos en los que se pueden apreciar el agua cristalina y a pocos metros de estas zonas, también se pueden observar los daños que ha ocasionado la contaminación que se acrecentó en los años 50 y 60 debido al crecimiento de la población.

      En este sentido, Bustamante apuntó que es una pena y una falta de conciencia el no valorar los paisajes que se tienen en esta parte de la Ciudad, pues una de las cosas que le dio importancia a Tacubaya, fue precisamente su caudal.

      Junto a la barranca del río de Tacubaya se encuentra el molino de Cartagena, que actualmente está ocupado por la Secretaría de Seguridad Pública. El espacio fue rescatado para hacer un museo de la misma Secretaría, lo cual, al parecer de la arquitecta, no fue lo más adecuado para resaltar su importancia histórica.

 

Los Museos de Tacubaya

“Hoy nos sorprendería imaginar un Tacubaya verde”, afirmó María Bustamante; sin embargo, detrás de las puertas de algunos recintos, todavía existen espacios que siguen siendo verdes.

      Un ejemplo de ellos es el Museo Casa de la Bola, ubicado en Parque Lira, en el cual puede admirarse un jardín que ofrece a la vista un entorno lleno de plantas que crecen con ayuda del agua. Este espacio fue rescatado hace aproximadamente 10 o 15 años; y cuando se construyó, las fuentes que hay en su interior eran naturales; pero actualmente son fuentes artificiales.

      En la Casa Estudio Luis Barragán también se vislumbra una especie de pileta que fue construida con la intención de que el agua cayera y siguiera su curso; pero ahora fue modificada para que el agua tenga un ciclo. La visión del agua llevó a Barragán a construir la casa Gilardi, en la zona de Chapultepec, en la que se puede observar una alberca contemporánea.

      El Parque Lira es uno de los espacios verdes que aún se pueden apreciar en el barrio. Se une con el jardín de la Casa de la Bola. Otra edificación que se encuentra en esta región es el Cárcamo de Lerma (junto al Museo del Papalote), el cual tiene una escultura de Tláloc realizada por Diego Rivera, a los que se suman algunos murales realizados por el pintor.

      Para María Bustamante, “Tacubaya también se refiere a la tierra”, pues la ubicación es estratégica. En esta zona tuvo lugar una batalla de la invasión norteamericana, la cual se libró en los terrenos del Castillo de Chapultepec. Aquí también se firmó el Plan de Tacubaya y tuvo lugar la Guerra de los Pasteles.

      Para finalizar, Bustamante Harfush consideró que la época de oro de Tacubaya tuvo lugar durante el siglo XVII y XIX, debido a que en esta época se fincaron grandes casonas y la región era una zona en la que las personas vivían con gusto.

NTX/TVM/AFG