Riqueza no llega a afrodescendientes en Panamá

Más destacado

PANAMA (AP) — La riqueza que ayudaron a forjar en Panamá los obreros traídos de Africa y las Antillas caribeñas con la construcción del ferrocarril y el canal interoceánico hace más de un siglo es ajena hoy a la población afrodescendiente, la cual vive en situación marginal, expuso el viernes un grupo de expertos de las Naciones Unidas.

Los afrodescendientes, que representan el 9,2% de la población panameña según estimaciones del censo nacional del 2010, no gozan de la pujanza económica y enfrentan algunas formas de discriminación "racial, estructural e institucional", que data del legado de esclavitud y que persiste en otros países, señala.

"Observamos un marcado contraste en el elevado crecimiento económico y el progreso en muchas regiones del país", dijo Verene Shepherd, presidenta del Grupo de Expertos de las Naciones Unidas sobre los Afrodescendientes, al leer un comunicado con los resultados preliminares de la visita realizada entre el 14 y 18 de enero. "Por lo que nos preguntamos por qué esa riqueza no llega a la población afrodescendiente".

Ella y cuatro colegas llegaron invitados por el gobierno panameño para que averiguaran y estudiaran los desafíos y progresos relacionados con los derechos de los afrodescendientes en este país multicultural de 3,4 millones de habitantes.

No fue posible encontrar de inmediato una reacción de las autoridades a ese informe preliminar.

Cientos de trabajadores africanos y de las Antillas caribeñas fueron traídos para la construcción del antiguo ferrocarril interoceánico entre 1850 y 1855 y del canal (1880-1914). La vía es considerada un pilar de la economía de servicios de este país, que en los últimos años ha liderado el crecimiento económico en América Latina.

Pero pese a los beneficios que recibe del canal y de toda la bonanza, Panamá es considerado como uno de los países con la peor distribución de la riqueza en la región.

"Nos preocupa la distribución desigual de la riqueza y la falta de oportunidades para los afrodescendientes", leyó Shepherd en una rueda de prensa, que al final recibió la visita de la cantante peruana y afrodescendiente Susana Baca, quien participa en el Festival de Jazz de Panamá.

"Ello refleja así mismo que el legado de la esclavitud, reforzado por los aspectos negativos de la economía de mercado, sigue teniendo consecuencias profundas en las vidas de las comunidades afrodescendientes y en la representación metal de algunos panameños", agregó la experta e historiadora.

Los expertos centraron su gestión en las ciudades de Panamá y Colón, una provincia de fuerte presencia afrodescendiente situada al norte y una de las más agobiadas por la pobreza y la violencia. Colón alberga la zona franca más grande de Latinoamérica y varios puertos estratégicos.

Shepherd dijo que un niño afrodescendiente de Colón les expresó durante la visita: "Nuestras escuelas son horribles, no tenemos un lugar para jugar, los maestros nos tratan mal y padecemos violencia en nuestras casas y en las calles".

Los expertos instaron al gobierno a tomar medidas que mitiguen las necesidades de esa población a fin de prevenir futuros conflictos sociales.

El grupo también destacó que el gobierno "procuró encarar algunos aspectos de las disparidades que afectan a la población afrodescendiente", mediante disposiciones constitucionales y legislativas, como la norma que estableció la Comisión Nacional Contra la Discriminación del 2002 y el decreto que creó la Secretaría Ejecutiva del Consejo de la Etnia Negra.

El grupo se reunió con altos miembros del gobierno, con la Defensoría del Pueblo, organismos de las Naciones Unidas, académicos, activistas de derechos humanos, representantes de la sociedad civil y de las comunidades. Dijo que presentará un informe detallado sobre su misión a Panamá en septiembre ante el Consejo de Derechos Humanos.

Cargando...