Rio de Janeiro adelanta vacunación contra fiebre amarilla, tras primera muerte

Una mujer recibe la vacuna contra la fiebre amarilla en un puesto de salud pública en Caratinga, en el estado de Minas Gerais, Brasil, el 13 de enero de 2017 (AFP | DOUGLAS MAGNO)

Rio de Janeiro decidió el jueves anticipar una campaña de vacunación contra la fiebre amarilla, tras confirmar la víspera la primera muerte causada por esa enfermedad en este estado del sudeste de Brasil desde la aparición de un nuevo brote.

La epidemia se declaró en enero en el vecino estado de Minas Gerais.

Según los últimos datos oficiales, desde entonces se confirmaron 424 casos y 137 fallecimientos en todo el país. Hay asimismo 993 casos bajo investigación.

Rio, con dos casos confirmados -un fallecido y una persona hospitalizada- debía recibir este jueves un millón de vacunas suplementarias. La población total del Estado es de 16,5 millones de habitantes.

La campaña oficial se centrará en 25 municipios del norte, cerca de Minas Gerais y de Espírito Santo, los más afectados por la epidemia.

Pero la preocupación cundió en otras regiones. En la ciudad Rio, la capital, se formaban colas frente a los centros de vacunación.

Este es el peor brote de fiebre amarilla en Brasil desde que empezaron a realizarse estos registros, en 1980.

Es el mayor registro de fallecimientos por fiebre amarilla en los últimos 14 años, según una serie elaborada por el Ministerio de Salud, que da cuenta de 17 muertos en 2009, 27 en 2008 y 23 en 2003. En 2015, los decesos se limitaron a cinco casos.

La fiebre amarilla provoca temperaturas altas, escalofríos, cansancio, dolor de cabeza y muscular y suele estar acompañada de náuseas y vómitos. Los casos agudos son raros y derivan en una insuficiencia renal y hepática, ictericia -ojos y piel amarillenta- y hemorragias.