Ringo Starr resta importancia a la técnica de la batería al aceptar el doctorado honorífico

·1  min de lectura
Ringo Starr en el Berklee College of Music de Boston (Berklee College of Music)
Ringo Starr en el Berklee College of Music de Boston (Berklee College of Music)

Ringo Starr fue reconocido con un doctor honoris causa por el Berklee College of Music en una ceremonia especial celebrada el jueves (2 de junio).

En su discurso, el baterista de los Beatles ofreció a los graduados una visión desenfadada de su forma de actuar.

“Ya saben, simplemente los golpeo. Eso es todo lo que hago”, dijo Starr. “Solo golpeo a los condenados. Y parece que los golpeo en el lugar correcto”.

Starr, que no pudo asistir al acto principal de graduación de la universidad el mes pasado, relató su historia personal con la batería, que empezó a tocar de niño cuando se recuperaba de la tuberculosis en el hospital.

Una vez al mes, un trabajador del lugar traía instrumentos para los niños. Starr recordaba que se negaba a tocar si no se le permitía utilizar los pequeños tambores.

“La idea de que soy doctor me deja boquiabierto”, expresó Starr, reflexionando sobre la distancia que ha recorrido desde que soñó por primera vez con ser baterista a los 13 años. Sus primeras actuaciones fueron tocando con sus amigos en el sótano de la fábrica de Liverpool donde también trabajaba.

En un momento dado, Starr se sentó detrás de la batería con la toga y la gorra para contar algunas anécdotas sobre su época de profesor de batería. Starr también describió la distinción de Berklee como “un extraño cuento de hadas”.

El discurso completo de Starr puede verse en YouTube.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.