Se clasifica para los Juegos dos años después de que le diagnosticaran una leucemia

TresB

Tras ganar seis oros en los Juegos Asiáticos de 2018, la nadadora japonesa Rikako Ikee estaba llamada a ser una de las estrellas de Tokio 2020 y el principal orgullo del país organizador. Sin embargo, en febrero de 2019 su sueño parecía romperse tras ser diagnosticada con leucemia.

Pasó 10 meses en el hospital y no volvió a la piscina hasta febrero del año pasado después de superar la enfermedad. El aplazamiento de los Juegos Olímpicos a este 2021 supuso una esperanza para la joven de 20 años y desde entonces ha trabajado con un claro objetivo: estar en Tokio. Un objetivo que ha acabado cumpliendo al ganar los 100 metros mariposa en el Campeonato Nacional de Japón logrando la marca mínima.

Más historias que te pueden interesar: