El riesgo vuelve a los 1600 puntos, aunque la Argentina está cerca de retomar los pagos de deuda

·5  min de lectura
Martín Guzmán durante el anuncio del acuerdo de reestructuración de la deuda
Prensa Min. de Economía

La tasa de riesgo país anota hoy otra suba del 0,9%, que la lleva a 1600 puntos. Sucede en una jornada en la que los bonos argentinos vuelven a mostrar pérdidas de hasta 2%, en varios casos.

Suma, así, la décima alza al cabo de las últimas 12 ruedas de negocios, con lo que alcanza su mayor nivel en más de seis semanas y vuelve a la zona de máximos poscanje que alcanzó esporádicamente en algunas jornadas de marzo, abril y mayo, aunque se mantiene 3% debajo del tope de 1650 puntos que marcó el 10 de marzo.

Lo curioso del caso es que se asoma a la misma zona cuando restan apenas ocho ruedas para que el Gobierno honre el primer pago (casi simbólico) de la deuda restructurada el año pasado, desembolso programado para el 9 de julio, “Día de la Independencia”.

Es cuando vence el primer cupón de intereses de los nuevos bonos en dólares emitidos, por algo más de US$150 millones, dado que una de las condiciones bajo las que fueron colocados estos títulos es un esquema denominado step-up, por el cual devengan intereses de apenas 0,125% hasta el primer corte que luego suba , con el correr de los vencimientos semestrales, hasta 1,75% en el caso de los bonos más cortos o hasta 5% en el caso de los más largos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Los analistas creen que el incremento que se nota en la aversión al riesgo argentino es, en buena medida, parte de un reacomodamiento global de mercados que se inició con la estabilización de las tasas de mediano plazo en Estados Unidos y el piso que ensayó la cotización del dólar respecto de otras divisas de similar calibre, tras varios meses de moverse a la baja.

Pero también admiten que a ella aporta la reciente recalificación a la baja que sufrió la plaza local, al declararla MSCI como “inclasificable” (o standalone), y la distancia que el Gobierno tomó con el denominado “plan Guzmán”, que apuntaba a evitar recaer en un aumento de los subsidios energéticos para tratar de mejorar la perfomance fiscal.

“Hace dos semanas que el riesgo argentino está en alza y ese movimiento coincide con la estabilización de la tasa a 10 años en Estados Unidos, por lo que creo que esto básicamente responde a una menor exposición de los capitales a los mercados emergentes. Claro que, desde aquí, no se hace nada para cambiar esa tendencia y, pareciera, mucho por tratar de asegurarla”, sostiene el economista y consultor Fernando Marull, en relación al castigo que vuelven a sufrir en los mercados los bonos argentinos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La categoría a que fue degradada la plaza local está al margen de los estándares. Es decir, “no hay fondos ni ETF que deben replicar ese índice, por lo que la Argentina perdió esos potenciales flujos que podrían haber ingresado, algo que se nota en el castigo que sufren en las últimas jornadas las acciones”, explican en el mercado.

“En el mercado se vuelve a ver mucha gente volviendo a desarmar posiciones en bonos argentinos. Creo que golpeó lo de standalone, y no es que lo que pagan en unos días compense el riesgo de quedarse: el cupón del GD30 es 0,125%”, juzga el economista Andrés Borestein, director asociado de la consultora Econviews. “El pago es de apenas 25 centavos de dólar en la mayoría de los casos, salvo en uno que llega a US$ 1”, corrobora Marull.

“Si bien los nuevos bonos soberanos argentinos emitidos en el canje de 2020 vuelven a pagar intereses el próximo 9 de julio, se trata de pagos irrelevantes para demostrar capacidad de pago. En este momento, lo que demostraría capacidad y voluntad de pago son los vencimientos que el país tendrá que enfrentar con el Club de París por US$2400 millones, o con el FMI, que rondan los US$3900 millones. Creo que el mercado está más atento a esos vencimientos”, coincide Javier Casabal, de AdCap Securities, quien cree que “buena parte de estos vencimientos podrán ser atendidos por el Gobierno con los casi US$4400 millones de que vendrán del propio FMI como parte del programa de ampliación de los Derechos Especiales de Giro por la pandemia”.

El índice Argentina elaborado por el banco JP Morgan cayó de 2147 puntos, a 1104 puntos, luego que el país concretó a comienzos de agosto del año pasado su nuevo canje de deuda en condiciones que intentaron dar una mayor posibilidad a la recuperación de la economía local, para asegurar esos pagos. Luego cerraría ese año en 1372 puntos, ensayando una tendencia alcista sostenida que lo llevaría a tocar los 1650 puntos mencionados en marzo.

En adelante, de la mano de las laxas condiciones financieras globales, se retrotrajo hasta tocar los 1466 puntos hace 18 días, momento en la que inició un rebote que se acerca ya al 10% y no se detiene, pese a la cercanía ya mencionada del primer pago.

En ese nivel no solo indica que la posibilidad de acceder a nuevo financiamiento de mercado es nula, sino que la paridad a que cotizan y el elevado nivel que mantienen los seguros contra una nueva cesación de pagos siguieren que -para el mercado- estará latente la posibilidad de una nueva renegociación desde 2024 en adelante, cuando los vencimientos de capital y cupones se pongan más altos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La lectura del mercado es que los activos locales ingresan en un limbo del que sólo podría rescatarlos algún resultado electoral o anuncios por reformas que se conozcan luego de las elecciones y ayuden a darle visibilidad a la economía argentina. De lo contrario, ese momento se postergará hacia el fin del primer trimestre de 2022, plazo en que el Gobierno debiera cerrar un nuevo acuerdo con el FMI.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.