Existe un riesgo real de desastre nuclear por la guerra en Ucrania: OIEA

·4  min de lectura
© Reuters

Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), dijo estar muy preocupado por los bombardeos del pasado viernes y sábado en la mayor planta atómica de Europa, ubicada territorio ucraniano pero bajo ocupación rusa. Tanto Moscú como Kiev se culpan por la responsabilidad del ataque.

Están “jugando con fuego” y hay riesgo de un “desastre nuclear”, aseguró el director general de la OIEA tras conocerse sobre dos bombardeos en la planta de energía atómica Energoatom, al sureste de Ucrania. Esta es la mayor central nuclear de Europa y la tercera del mundo.

La planta de energía de Zaporizhia, se encuentra ubicada en territorio ucraniano y es un foco de atención desde que inició la guerra. Moscú controla la región desde los primeros días de su campaña militar en Ucrania, hace unos 5 meses.

El primer ataque se registró el viernes en la madrugada, el segundo el sábado por la noche. Un trabajador de la planta resultó herido en el segundo ataque, según informó la empresa, que aún está controlada por funcionarios ucranianos.

El Ministerio de Exteriores de Ucrania se mostró preocupado, asegurando que en caso de atacar un reactor en funcionamiento de la planta, las consecuencias podrían ser similares a las del estallido de una bomba atómica, también culpó a Moscú de realizar “terrorismo nuclear”.

"Estoy extremadamente preocupado por el bombardeo del viernes en la planta de energía nuclear más grande de Europa, que subraya el riesgo muy real de un desastre nuclear que podría amenazar la salud pública y el medio ambiente en Ucrania y más allá", dijo Rafael Grossi mediante un comunicado desde Viena, sede de la OIEA.

Las acusaciones van y vienen entre Rusia y Ucrania

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, culpó mediante un mensaje de video a de Rusia, afirmando que "los ocupantes crearon otra situación extremadamente peligrosa para toda Europa: bombardearon la central nuclear de Zaporizhia dos veces" y pidió una respuesta internacional más fuerte a lo que calificó como “terror nuclear” por parte de Rusia.

El Kremlin atribuyó a Kiev los atentados. El senador Konstantín Kósachev expresó vía Telegram que "los ataques de Ucrania contra instalaciones nucleares pueden ser calificadas en base al derecho internacional como actos de terrorismo nuclear".

El senador aseguró que el ataque fue realizado por el Ejército ucraniano tan solo unos momentos luego de que ONU celebrara una conferencia de revisión al Pacto de No Proliferación de Armas Nucleares la semana pasada en Nueva York.

Con la invasión de Rusia a Ucrania, es la primera vez que estalla una guerra en un país con un programa de energía nuclear tan grande y establecido, según la OEIA. La planta es de gran interés estratégico para Rusia, ya que está ubicada a tan solo 200 kilómetros de Crimea, territorio que fue anexado por ese país en 2014.

Con el ataque del viernes, los operadores desconectaron un reactor luego de que los proyectiles golpearan una línea eléctrica de alto voltaje, a pesar de que no se detectó ninguna fuga radioactiva.

Una táctica geopolítica en medio de una guerra

Zaporizhia es la mayor de las cuatro plantas de energía nuclear de Ucrania, en conjunto, proveen al menos la mitad de la energía eléctrica del país.

Grossi, el delegado de la ONU para supervisar la actividad nuclear mundial, dijo a los dos países, "hago un llamamiento enérgico y urgente a todas las partes para que ejerzan la máxima moderación en las inmediaciones de esta importante instalación nuclear, con sus seis reactores".

De igual manera, el diplomático argentino ofreció una misión de verificación sobre terreno por parte de la OIEA, para "evitar que la situación se salga aún más de control".

Previamente en junio, Grossi había propuesto una visita a la central, sin embargo, Ucrania criticó fuertemente su propuesta al considerar que el viaje sería legitimar la ocupación rusa en ese territorio.

Las autoridades prorrusas que ocupan Zaporizhia aseguraron que están dispuestas a permitir una visita de los representantes de la OIEA, en cabeza de Grossi.

La Unión Europea (UE) condenó los ataques y atribuyó el ataque al Ejército ruso, además pidió que la OIEA visite las instalaciones.

Por su parte, Estados Unidos también acusó a Rusia mediante su secretario de Estado Antony Blinken. El funcionario acusó al gobierno de Putin de utilizar la central eléctrica como una estrategia militar a sabiendas que los ucranianos "no pueden y no van a responder a los disparos, porque podrían golpear un reactor nuclear generando desechos altamente radiactivos".

Con Reuters y EFE