Ante el riesgo de un invierno sin gas ruso, Europa limita el uso de la luz y de la calefacción

·2  min de lectura

Ante el incremento exponencial del costo de los hidrocarburos y la eventualidad de que Rusia corte su suministro de gas, varios países europeos instauraron medidas de ahorro de energía.

El verano europeo llega a su fin y varios países se preparan para enfrentan una escasez de producción energética. La reducción de las importaciones de gas ruso - sea por voluntad de Rusia o por decisión de los propios europeos de no subsidiar la guerra en Ucrania -, así como el aumento brutal de los precios de los combustibles y los problemas técnicos en varias plantas nucleares franceses ha llevado a varios países del Viejo Continente a tomar medidas concretas.

Alemania y Francia registraron precios récord de electricidad. En el caso de Alemania, los contratos de un año a futuro saltaron a 995 euros por megavatio/hora, mientras que en Francia superaron los 1.100 euros, aunque hace un año se situaban a 85 euros.

En paralelo, la compañía energética francesa Engie dijo el martes que el gigante ruso Gazprom redujo todavía más sus entregas de gas de forma inmediata debido a una discrepancia sobre los contratos.

La Primera Ministra de Francia, Elisabeth Borne advirtió este lunes a empresarios sobre los riesgos de un racionamiento de energía en este invierno boreal, y les pidió que reduzcan el consumo. Borne explicó a los ejecutivos que "si terminamos en un racionamiento, las empresas serán las más afectadas y, lamentablemente, debemos estar preparados para ello".

Y aunque varios países europeos ya llenaron sus reservas de gas líquido casi al 100% para enfrentar el verano, el continente corre peligro de apagones y penurias si las temperaturas bajan más que lo normal en los próximos meses.

Límites de calefacción


Leer más sobre RFI

Leer tambien:
Los españoles, divididos ante la entrada en vigor del ahorro energético