En riesgo por gases irregulares al menos seis municipios del Edomex

TOLUCA, Méx., noviembre 2 (EL UNIVERSAL).- Integrantes de la organización civil, Conciencia Ciudadana Estado de México, denunciaron la proliferación de gaseras irregulares en el Estado de México, lo que mantiene en riesgo a la población de al menos seis municipios del Valle de Toluca y el oriente, por lo que solicitaron la intervención del gobierno federal y estatal, ante la omisión por parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Israel Santana, dirigente de Conciencia Ciudadana aseguró que pese a las 35 denuncias presentadas ante la CRE, sólo durante este año, en las que demostraron las diversas irregularidades en las estaciones de carburación, la dependencia encargada de vigilar, ordenar y supervisar estos puntos de venta, no ha intervenido para cerrar las existentes e impedir su proliferación.

Acusó que dicha instancia federal es la encargada de detener el incremento exponencial de las llamadas “gaseras clandestinas”, que durante este año han proliferado en todo el Estado de México, pues son un riesgo para los vecinos aledaños, pues señaló que "estos lugares se instalan en zonas habitacionales, cerca de escuelas y sin los mínimos requisitos de seguridad que exige Protección Civil para el manejo y venta de ese tipo de energéticos".

“Solo este año hemos documentado cinco (gaseras) en Nicolás Romero, cinco en Los Reyes Acaquilpan, en San Vicente Chicoloapan una, en Ecatepec cinco más, en Chimalhuacán hay nueve, en Almoloya de Juárez tres, en Zinacantepec una, hay cuatro en Chalco, otras cuatro en Toluca, dos más en Ixtapaluca, otras dos en Tianguistengo y una en Los Reyes La Paz”, acusó el dirigente.

Agregó que cuentan con 200 denuncias de vecinos de otros puntos, también en territorio mexiquense, quienes coincidieron en que aparecen estos negocios de un momento a otro. "En todos los alrededores huele a mercaptano y eso les genera molestias, vómitos, dolores de cabeza y daños a la salud”, expuso el dirigente de Conciencia Ciudadana.

Ante esta situación, el dirigente pidió a las autoridades municipales, a las del Estado de México y al gobierno federal que intervengan antes de que se registre una situación más complicada y los civiles, arriesguen la vida.

“Los hemos denunciado, esos puntos de venta son una bomba de tiempo, si no las regulan, si no les exigen las reglas mínimas de seguridad para operar, pueden desencadenar una tragedia”, puntualizó el entrevistado.