El riesgo de la COVID-19 en el condado de Orange, ahora en “rojo”, probablemente cambie pronto a “naranja”

·3  min de lectura

El condado de Orange sigue siendo un condado con “alta” transmisión de la COVID-19, según una escala que utilizan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés), pero la mejora en las métricas de salud significa que el condado probablemente será degradado pronto, dijo un funcionario de salud el lunes.

Los CDC miden la transmisión según la cantidad de nuevas infecciones que se detectan por cada 100,000 personas en un condado, además del porcentaje de pruebas positivas. El condado está en el nivel más alto de la escala.

“Seré muy optimista de que pasemos a la siguiente categoría, o naranja, en la próxima semana”, dijo Alvina Chu, epidemióloga del Departamento de Salud de Florida en el condado de Orange.

El condado bajó a 114 nuevas infecciones por cada 100,000 habitantes durante la semana pasada, y el 7.67% de las pruebas de la COVID-19 han sido positivas para el virus durante las últimas dos semanas. Eso casi cumple con los estándares de “transmisión sustancial” — naranja en la escala, en lugar de rojo — que se aplica a los condados con entre 50 y 99 casos por cada 100,000 habitantes y una tasa de positividad de entre el 8% y el 9.99%.

En agosto, el condado promedió más de 600 nuevas infecciones por cada 100,000 habitantes y su tasa de positividad del 20% se encontraba entre las más altas del país.

El alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, señaló que el condado se estaba acercando poco a poco a su objetivo de una tasa de positividad por debajo del 5%, que la Organización Mundial de la Salud considera controla la propagación del virus. En junio, la tasa de positividad cayó por debajo del 5% antes de un resurgimiento atribuido a la variante delta.

“Una vez que hagamos eso, habremos contenido el virus dentro de nuestra comunidad”, dijo.

Aún así, el condado está lidiando con las secuelas de un violento aumento del virus en el verano, con 45 muertes más reportadas desde el jueves, cuando el condado superó las 2,000 muertes.

Alrededor del 74% de los residentes del condado de 12 años o más tienen al menos una inyección de la vacuna hasta ahora, dijo Demings.

“Cuando tengamos solo una pequeña cantidad de casos — 3%, 2% o menos ... creo que ahí es donde está la línea de la meta para nosotros”, dijo.

El condado trasladará su clínica de vacunación al final de la semana del Camping World Stadium al Barnett Park, debido a conflictos de programación en el estadio. El primer día que se ofrecerán vacunas nuevamente en el parque en Pine Hills es el sábado, y la clínica del estadio cerrará después del viernes, dijo Demings.

En el sitio, se ofrecerán todas las dosis de inyecciones de Pfizer, junto con el suero de una sola dosis de Johnson & Johnson. Las segundas tomas de Moderna también estarán disponibles, dijo Demings.

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por los periodistas Stephen Hudak y Ryan Gillespie. La traducción al español fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. La puedes contactar a galvarado@orlandosentinel.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.