Máxima alerta en Miami por la invasión de "spring breakers"

·4  min de lectura
Una artista drag con un protector facial en Miami Beach, Florida, el 6 de marzo de 2021
Scott McIntyre

Una multitud de “spring breakers”, estudiantes universitarios que actualmente están de vacaciones de primavera en Estados Unidos, han acudido al estado de Florida, lo que ha provocado docenas de detenciones, incidentes con la policía y preocupación entre los residentes y autoridades locales de que los visitantes ignoren las normas sanitarias impuestas por la pandemia y disparen los contagios otra vez, luego de semanas de una tendencia a la baja.

Diversas fotos, captadas por testigos y compartidas esta semana en las redes sociales, muestran las playas de Miami Beach, Fort Lauderdale y otras ciudades costeras de la región atestadas de personas, ninguna de las cuales parece llevar una mascarilla.

El Alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, ha mostrado su preocupación por el alto número de personas que desde la semana pasada han inundado en especial el turístico barrio de South Beach, donde el sábado fueron arrestadas unas 30 personas, según la Policía local, que se halla en máxima alerta por la ola de spring breakers.

“Tenemos demasiada gente viniendo, tenemos demasiada gente actuando y tenemos el Covid-19 al mismo tiempo, así que es una triple amenaza”, afirmó Gelber a los medios locales.

Por su lado, el portavoz de la Policía de Miami Beach, Ernesto Rodríguez, dijo que esta semana se han hecho más de 100 arrestos, se incautaron 12 armas de fuego y se emitieron cerca de 900 citaciones en esa ciudad.

Los incidentes ocurridos a lo largo de la semana han dejado a dos oficiales heridos en un intento por controlar a las multitudes, a la vez que un video muestra como un joven de 19 años es golpeado por un agente policial durante lo que las autoridades locales calificaron de “estampida”.

Además del incremento de actividades delictivas existe preocupación por multitudes de personas que circulan por las calles y consumen en comercios locales sin portar mascarillas ni guardar el distanciamiento social, como lo muestran medios locales y videos en redes sociales.

Los bañistas en Miami Beach, Florida, el 7 de marzo de 2021
Scott McIntyre

La Administración de Seguridad del Transporte dijo que monitoreó a más de 1,2 millones de personas en los aeropuertos de Estados Unidos el lunes, lo que eleva el número total de viajeros aéreos estadounidenses desde el jueves a unos 6,4 millones, la cifra más alta desde que comenzó la pandemia.

En momentos en que Florida registra un descenso de casos, las autoridades locales, y de otras ciudades vecinas como Orlando, han pedido a los visitantes respetar las medidas de seguridad para evitar una propagación del virus que podría extenderse a otros estados.

Dueños de comercios locales, por otro lado, se han mostrado “sorprendidos” pero agradecidos de ver tales números de consumidores entrando a sus locales.

Mientras tanto, los expertos han dicho que las medidas de seguridad serán cruciales porque circulan múltiples variantes del virus, incluida la variante B.1.1.7 altamente contagiosa que se identificó por primera vez en el Reino Unido.

“Hemos visto imágenes de personas disfrutando de las festividades de las vacaciones de primavera, sin máscaras”, dijo el lunes la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Dra. Rochelle Walensky. “Todo esto en un contexto de 50.000 casos por día”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Se proyecta que la B.1.1.7 se convierta en la variante dominante en Estados Unidos a fines de este mes o principios de abril, dijo Walensky. Debido a que es altamente contagiosa, podría causar un aumento en los casos y los niveles de vacunación no son lo suficientemente altos para detener tal aumento, han dicho los expertos.

“La forma en que se propagan las variantes es bajando la guardia, al no usar máscaras, al no distanciarse socialmente”, dijo a CNN el lunes el Dr. Richard Besser, ex director interino de los CDC. “Si podemos aguantar unos meses más, habrá suficientes vacunas para todos los adultos en Estados Unidos. Entonces realmente podremos dejar de lado algunas de las restricciones vigentes. Pero si hacemos esto demasiado rápido, podríamos ver un aumento en los casos, podríamos ver un retroceso que está ocurriendo en muchos países europeos y que no tiene será el resultado aquí en Estados Unidos“, agregó.