Islas privadas, yates y búnkers: así viven los más ricos las cuarentenas

Ivette Leyva
·4  min de lectura
Exuma, Bahamas. Getty
Exuma, Bahamas. Getty

Mientras que muchas personas se ven confinadas a pequeños espacios a veces con escasa luz solar en medio de la pandemia del coronavirus COVID-19, para el ínfimo porcentaje de los más ricos del planeta la realidad es muy diferente.

Ellos huyen a mansiones en el campo o la playa, o incluso a islas privadas, y algunos hasta se han mandado construir búnkers especiales.

En Nueva York, a mediados de marzo The New York Times daba cuenta del escape hacia los Hamptons y Long Island, e incluso a Cape Cod en Massachussets.

Pero los ultraricos tienen opciones más exclusivas. Una de las islas más codiciadas por ese sector ha sido Gladden Private Island, cerca de la costa de Belice, en el mar Caribe.

"Es probablemente el lugar más seguro del planeta para cualquiera que quiera esconderse de este horrible virus porque está a 20 millas de tierra firme, está en el arrecife", aseguró a CNBC Chris Krolow, CEO del mercado de ventas y alquileres de Private Islands.

Esto, desde luego, tiene un costo: 2.950 dólares por noche para que dos personas alquilen toda la isla. El personal de servicio se queda en una isla pequeña cercana y enciende de forma remota las luces rojas en la isla más grande como una señal para que los invitados sepan cuándo van a ir.

Al norte y también en el Caribe se encuentra Blue Island, en Exuma, Bahamas, con una pista de aterrizaje privada. La isla tiene 700 acres y cualquier pedacito de sus aguas prístinas y arenas blancas cuesta 70 millones de dólares.

Krolow dijo que también recibió una afluencia de llamadas la semana pasada de personas en yates, literalmente rodeando islas "tratando de encontrar un lugar seguro para ir y dispuesto a pagar una prima".

Si no encuentras una isla, siempre tienes la opción del yate

Y algunos deciden quedarse en el mar, según el CEO del corredor de yates Burgess Yachts, Jonathan Beckett. Algunos se reservan por siete semanas y otros por cuatro para las familias que optaban por ver la pandemia a bordo de un yate.

No solo los niños pueden recibir sus clases en las elegantes embarcaciones, sino que también tomarán clases de cocina con el chef a bordo y pasarán tiempo en la sala de máquinas para aprender más sobre el aspecto técnico de la navegación.

Artículos relacionados:

Luxury yacht sailing on the sea sunset
Luxury yacht sailing on the sea sunset

El CEO de FlyEliteJets, Christopher Williams-Martin, dijo que su negocio de aviones privados comenzó a recibir llamadas de clientes existentes, incluidos ex embajadores, a mediados de febrero pero no fue hasta hace un mes cuando la demanda se disparó a 270 consultas en el espacio de cinco días, de las 30 semanales que solía recibir.

Algunas solicitudes fueron en nombre de artistas musicales en gira que querían llegar a casa antes de que se cerraran más fronteras. Dijo que la demanda aumentó hasta alrededor de 300 consultas en el espacio de tres o cuatro días.

Bunkers contra el Covid-19

Rising S Company, que fabrica búnkes y refugios antiaéreos, ha visto crecer la demanda cuatro veces en comparación con el mismo período del año pasado, según el CEO Clyde Scott. El costo promedio de uno de sus bunkers es de 150.000 dólares.

Scott dijo a CNBC que había estado recibiendo llamadas de todo el mundo, incluso de países en lo que no tenía clientes como Croacia.

Larry Hall, propietario de otro fabricante de búnkeres con sede en EEUU, Survival Condo, también había visto un aumento en su clientela desde que se desató la pandemia. Uno de sus nuevos clientes compró una unidad sin siquiera haberla visto.

"Por lo general, tenemos que hacer un cierto nivel de esfuerzo de ventas para que la gente venga a hacer un recorrido y ahora los clientes parecen tener urgencia ", dijo a CNBC por correo electrónico.

Aunque las consultas provienen de Medio Oriente, Reino Unido, Japón y Francia, sus ventas hasta la fecha han sido para clientes estadounidenses, desde médicos hasta ingenieros.

No está claro si la compañía pudo dar abasto a tantas solicitudes, pero por lo menos sabemos de algunos sectores empresariales a los que el COVID19 le está engrosando las arcas.

Artículo relacionado: