Ricky Gervais tenía razón: cómo los “inútiles” Globos de Oro perdieron su brillo

·8  min de lectura
El nominado a The Tourist, Johnny Depp, y el presentador recurrente de los Globos de Oro, Ricky Gervais, en los premios de 2012 (Paul Drinkwater/NBC/Getty Images)
El nominado a The Tourist, Johnny Depp, y el presentador recurrente de los Globos de Oro, Ricky Gervais, en los premios de 2012 (Paul Drinkwater/NBC/Getty Images)

Si una entrega de premios se celebra en un elegante hotel de Beverly Hills y no hay nadie para verla, ¿a alguien le sigue importando? Ese es el dilema filosófico al que se enfrentan los Globos de Oro de 2022, que se celebran este domingo a pesar de que NBC no los emite por televisión por primera vez desde 1996. Tampoco habrá público en directo, ni alfombra roja y, según Variety, tampoco habrá estrellas que entreguen o recojan las antaño codiciadas estatuillas. Hace tan solo dos años, los Globos de Oro eran el tipo de acontecimiento hollywoodiense en el que Brad Pitt se subía al escenario para recoger un premio mientras estrellas como Al Pacino, Martin Scorsese y Cate Blanchett aplaudían desde la primera fila. Este año, es una reunión en una sala de conferencias que podría haber sido un correo electrónico. ¿Cómo es que los Globos han perdido su brillo?

Todo tiene que ver con la HFPA (Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood), el pequeño grupo de periodistas y críticos internacionales que dirige los Globos de Oro desde su fundación en 1944. Por aquel entonces, los premios de la Academia ya estaban consolidados como los premios cinematográficos más importantes de Hollywood, ya que se entregaban desde 1929. En 1956, los Globos de Oro añadieron premios para la televisión y empezaron a forjarse una reputación como contrapeso más descarado a ceremonias más formales como los Oscar y los Emmy. También eran decididamente más ebrios: en una fiesta típica los asistentes acababan con 9.000 copas de champán Moët & Chandon. Como anfitrión de los Globos de Oro en 2012, Ricky Gervais explicó la diferencia entre los premios rivales. “Para los que no lo sepan, los Globos de Oro son como los Oscar, pero sin toda esa estima”, bromeó Gervais, entre las risas de las estrellas reunidas. “Los Globos de Oro son a los Oscar lo que Kim Kardashian es a Kate Middleton”, continuó. “Un poco más ruidosos, un poco más vulgares, un poco más ebrios y más fáciles de comprar... ¡supuestamente!”.

La sugerencia de que un Globo de Oro -o al menos una nominación inmerecida- podía ser comprada por los ricos y poderosos había perseguido a la HFPA durante décadas. En 1982, Pia Zadora se impuso a estrellas con muchas posibilidades, como Kathleen Turner, para ganar el premio a la nueva estrella del año, poco después de que el marido multimillonario de Zadora, Meshulam Riklis, llevara a los miembros de la HFPA a un casino de Las Vegas. Tres décadas más tarde, acusaciones similares rodearon la nominación de la película de Johnny Depp y Angelina Jolie, The Tourist, cuya distribuidora, Sony, también llevó a los miembros de la HFPA a Las Vegas y les regaló entradas para un concierto de Cher.

Las acusaciones de irregularidades financieras en la HFPA se hicieron aún más serias el pasado mes de febrero. Una semana antes de la gala de los Globos de Oro de 2021, en la que la mayoría de los nominados se presentaron por vídeo, Los Angeles Times publicó una investigación sobre la HFPA en la que se descubría que el grupo pagaba regularmente a sus miembros -que en aquel momento eran solo 87 personas- sustanciosos honorarios por aparecer en sus diversos comités, con una suma total cercana a los dos millones de dólares. Esa cifra era más del doble de lo que el grupo había pagado solo tres años antes, y había llevado incluso a algunos miembros de la HFPA a preguntarse en voz alta si los dirigentes de la organización estaban utilizando la importante ganancia generada por la emisión de los Globos de Oro como un plan para enriquecerse. “Es una bonita idea tomar el dinero de la NBC y destinarlo a buenas causas como la colegiatura y a restaurar películas”, dijo un miembro anónimo de la HFPA al LA Times. “Pero ahora hay un espíritu de ordeñar la organización y llevarse el dinero. Es indignante”.

Ese no fue en absoluto el alcance de los problemas de la HFPA. También está el hecho, puesto de manifiesto por una campaña en las redes sociales de Time’s Up, de que ni uno solo de sus 87 miembros es negro. Seis años después de #OscarsSoWhite, esta falta de diversidad entre los miembros de la HFPA (relativamente pocos de los cuales trabajan a tiempo completo para los principales medios de comunicación internacionales) se vio agravada por algunas decisiones de nominación desconcertantes. En particular, en 2021, la ampliamente criticada primera temporada de Emily in Paris fue nominada a dos Globos de Oro, mientras que la magnífica serie de Michaela Coel, aclamada por la crítica, I May Destroy You, fue completamente ignorada. ¿Se trata de una prueba de prejuicio racial, se preguntaban las mentes inquietas, o tiene algo que ver con el hecho de que no menos de 30 miembros de la HFPA (¡un tercio de la organización!) hayan volado a París por los productores de Emily in Paris, donde fueron agasajados y alojados en un hotel de US$1.400 por noche?

Ninguna de las dos respuestas posibles daba buena imagen a la HFPA, que reconoció que era necesario algún tipo de cambio. En mayo de 2021, sus dirigentes anunciaron un paquete de reformas que incluía el aumento del número y la diversidad de sus miembros, la creación de nuevos cargos administrativos de alto nivel, incluido un director de diversidad, equidad e inclusión, y la introducción de una junta de supervisión para lo que denominaron “reforma organizativa crítica”. ¿La respuesta de Hollywood? Demasiado poco y demasiado tarde.

Primero llegaron los boicots de los streamers: tanto Amazon como Netflix anunciaron que suspendían sus relaciones con la HFPA hasta que se hicieran las reformas. Luego vino la revuelta de la lista A. En una declaración condenatoria, Scarlett Johansson instó a toda la industria a unirse al boicot. “Como actor que promueve una película, se espera que participe en la temporada de premios asistiendo a las conferencias de prensa y a las galas de premios”, señaló. “En el pasado, esto ha supuesto a menudo enfrentarse a preguntas y comentarios sexistas por parte de ciertos miembros de la HFPA que rozaban el acoso sexual. Es la razón exacta por la que, durante muchos años, me negué a participar en sus conferencias. La HFPA es una organización que fue legitimada por personas como Harvey Weinstein para acumular impulso para el reconocimiento de la Academia y la industria siguió su ejemplo. A menos que haya una reforma fundamental necesaria dentro de la organización, creo que es hora de que demos un paso atrás en la HFPA y nos centremos en la importancia y la fuerza de la unidad dentro de nuestros sindicatos y de la industria en su conjunto”.

El anuncio de las nominaciones a los Globos de 2022, vagamente deprimente, presentado por Snoop Dogg (Kevin Winter/Getty Images)
El anuncio de las nominaciones a los Globos de 2022, vagamente deprimente, presentado por Snoop Dogg (Kevin Winter/Getty Images)

Tom Cruise estuvo de acuerdo y devolvió a la HFPA los Globos de Oro que había ganado por Born on the Fourth of July, Jerry Maguire y Magnolia, en otro hecho vergonzoso para la atribulada organización. El 10 de mayo, apenas una semana después de que los líderes de la HFPA lanzaran con optimismo sus planes de reforma, la NBC anunció que, como “un cambio de esta magnitud lleva tiempo y trabajo, y creemos firmemente que la HFPA necesita tiempo para hacerlo bien”, no transmitirá los Globos de Oro en 2022.

La pregunta que la HFPA espera que se responda en los Globos de Oro del domingo por la noche es si realmente han hecho ese trabajo. Como mínimo, han diversificado sus miembros. En octubre, anunciaron que 21 nuevos miembros se habían unido a la organización, con mucha fanfarria dada la diversidad del grupo (según la HFPA, de los 21 nuevos miembros: El 48 por ciento se identifican como mujeres, el 29 por ciento se identifican como negros, el 24 por ciento se identifican como asiáticos, el 29 por ciento se identifican como latinos y el 19 por ciento se identifican como de Oriente Medio/Norte de África). Aunque esta nueva cohorte haya aumentado el tamaño de la HFPA en un 20 por ciento, sigue siendo diminuta en comparación con, por ejemplo, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, que concede los Oscar. La Academia cuenta con unos 10.300 miembros, de los cuales unos 9.400 tienen derecho a votar en los Oscar. Como sugirió Johansson en su declaración, la implicación es que el grupo de votantes mucho más pequeño que participa en los Globos de Oro hace que sea mucho más fácil que las decisiones sean influenciadas por los estudios que buscan gastar para obtener un impulso publicitario.

Los Globos de Oro tienen un problema de reputación, que se ha ido agravando desde mucho antes de su situación actual. Cuando volvió a presentar los premios en 2016, Ricky Gervais aprovechó su monólogo para calificarlos de “inútiles” y dijo a las estrellas reunidas que no eran más que “un trozo de metal que unos viejos periodistas simpáticos y confundidos querían darles en persona para conocerlos y tomarse una selfie con ustedes”. Para que los Globos vuelvan a brillar, la HFPA tendrá que demostrar que sus premios empapados de champán son algo más que una excusa para repartir premios a quien tuvo el viaje de prensa más elegante.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.