Ricardo Darín: "Yo no confío mucho en el tema de nombres y estrellatos"

Agencia EFE

Barcelona, 12 nov (EFE).- El actor argentino Ricardo Darín volverá este noviembre a Barcelona, junto a la actriz Andrea Pietra, con "Escenas de la vida conyugal", una obra que -ha asegurado- atraerá al público por el "trabajo profesional e intenso" que despliega: "Yo no confío mucho en el tema de nombres y estrellatos".

Darín ha presentado este martes junto a Pietra la adaptación de la pieza escrita por Ingmar Bergman -estrenada en 1973 como una miniserie para televisión y más tarde como película y obra de teatro- y que él lleva interpretando desde 2014 en una gira por América y España.

"Escenas de la vida conyugal", que podrá verse del 13 al 24 de noviembre al teatro Tívoli, narra en siete escenas las distintas etapas de un matrimonio, que incluyen el divorcio, de una manera "muy empática con el público", en palabras de Pietra.

"El espectador disfruta en el mejor de los casos de algunas situaciones con las que puede sentirse o no identificado, pero que seguramente conoce por experiencias propias o de gente cercana, o por haberlas leído o saber de ellas", ha señalado Darín.

La obra, dirigida por Norma Alejandro, que interpretó la pieza en 1992 junto a Alfredo Alcón, se estrenó con Valeria Bertuccelli como protagonista, un papel que después asumió Erica Rivas y ahora ha recaído en Andrea Pietra, de quien Darín ha destacado su "gran generosidad", una cualidad "muy importante" sobre el escenario.

Sobre los cambios de compañera teatral, el argentino ha comentado "cuestiones personales" y ha aseverado que "cuando una obra se extiende tanto en el tiempo, es difícil que para todos los integrantes de un elenco signifique lo mismo".

Pese al "dramatismo" de ciertas escenas cotidianas, la obra muestra -según Darín- un "humor intrínseco, ácido y áspero, que tiene que ver con el arrojo de decir ciertas cosas de forma bestial", una fluidez que el actor también atribuye a la "sangre latina" que comparte con Pietra.

Preguntado por su carácter "humilde", Darín ha admitido que no conoce "otra forma" de ser actor y que, aun así, entiende "algunas posibles extremas situaciones de gente que de pronto se puede ver apabullada o mareada por cosas que no tenía planificadas".

"Creo que el hecho de conocer el oficio desde tan temprana edad -reflexiona Darín-, hace que conozcas en profundidad el otro lado del mostrador antes que todo lo demás, y eso no te permitiría jamás, si estás con los pies en la tierra, pensar en otra cosa que en trabajo, entrega, agradecimiento y alegría por ser tan privilegiados y estar haciendo lo que nos gusta".

El argentino, que formó parte de "la génesis" de "Escenas de la vida conyugal" y la defiende "a ultranza", se mantiene fiel a una obra con "mucha vida todavía" y rehúsa plantearse nuevos proyectos escénicos: "ya me ha pasado eso de estar enamorado de una pieza y estar pensando en otra y no funciona bien a nivel emocional".

El actor ha trabajado recientemente para la gran pantalla con la segunda coproducción que firma junto a su hijo, el también actor Chino Darín, "La odisea de los Giles", ambientada en el "corralito" argentino de 2001 y presentada en la sección oficial del Festival de Cine de San Sebastián.

De su hijo, Darín ha reconocido que lo "impactó para bien" su forma de comunicarse con los compañeros de rodaje, una experiencia que ha recordado "muy lúdica".

(c) Agencia EFE