CICR espera que los yemeníes resuelvan el conflicto tras el anuncio de Biden

Agencia EFE
·2  min de lectura

El Cairo, 5 feb (EFE).- El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) mostró hoy la esperanza de que las partes yemeníes en conflicto se sienten en la mesa para resolver la guerra iniciada hace cinco años después del anuncio del presidente de EE. UU., Joe Biden, de retirar el apoyo a la coalición militar capitaneada por Riad.

"Es difícil predecir si las partes del conflicto tienen la intención de llegar a una solución pacifica para poner fin a este conflicto armado en Yemen, pero esta es nuestra esperanza, esperamos que todas las partes se sienten en la misma mesa para conversar", dijo hoy a Efe el portavoz de CICR en Yemen, Bashir Omar.

Indicó que prefieren esperar a que la "decisión" de Biden se "aplique claramente" en el terreno para luego "evaluar y estudiar la situación para ver hasta qué punto" la CICR puede "presentar ayuda a todos los ciudadanos yemeníes en todo Yemen", afirmó.

El CICR es uno de los importantes actores mediadores en el conflicto después de organizar los canjes de prisioneros hutíes y del Gobierno yemení, según el Acuerdo de Estocolmo, rubricado a finales de 2018.

Ayer, Biden adelantó que va a aumentar la diplomacia para acabar con el conflicto en Yemen, "una guerra que ha creado una catástrofe humanitaria estratégica", la peor en el planeta actualmente, según la ONU.

Asimismo, señaló que van a acabar "con todo el respaldo estadounidense a las operaciones ofensivas en la guerra del Yemen, incluyendo las ventas relevantes de armas", en referencia a la coalición árabe.

Sin embargo, para aplacar la posible inquietud de Arabia Saudí, aliado de Washington en la región y que ha liderado la ofensiva contra los rebeldes hutíes en el Yemen desde 2015, apoyados por Irán, Biden aseguró que EE. UU. seguirá ayudando al reino a "defender su soberanía e integridad territorial".

Este anuncio de Biden fue acogido con recelo por los hutíes, quienes afirmaron que para acabar con la guerra en el Yemen se tiene que levantar "por completo" el asedio que la coalición impuso en zonas controladas por los hutíes, entre ellas, la capital Saná.

Por su parte, Arabia Saudí acogió con satisfacción el objetivo de acabar con la guerra y apoyar una "solución política" en el Yemen, aunque no se pronunció sobre la venta de armas.

Arabia Saudí apoya al Gobierno yemení reconocido internacionalmente, cuya sede provisional se encuentra en la ciudad costera de Aden.

La guerra en el Yemen estalló a finales de 2014, cuando los rebeldes hutíes conquistaron amplias zonas del oeste y el norte del país, incluida su capital, lo que se agravó con la intervención de una coalición de varios países árabes, encabezada por Arabia Saudí, en apoyo del Gobierno reconocido internacionalmente.

Naciones Unidas considera la situación en el Yemen como la mayor tragedia humanitaria del planeta y calcula que alrededor del 80 % de la población requiere algún tipo de asistencia para cubrir sus necesidades básicas.

(c) Agencia EFE