Riña deja 2 internos muertos y uno lesionado en penal de Sinaloa

CULIACÁN, Sin., noviembre 21 (EL UNIVERSAL).- En una segunda riña registrada en el módulo 27 del centro penitenciario de Culiacán, dos internos resultaron muertos a balazos y uno más herido, por lo que fue necesario que la Policía Estatal ingresara, detuviera al presunto agresor y reforzara la seguridad interna y externa del penal.

Cristóbal Castañeda Camarillo, secretario de Seguridad Pública del Estado, dijo que la versión que se tiene es que uno de los internos logró desarmar a uno de los custodios y con el arma de cargo privó de la vida a dos internos más con los que tenía diferencias.

Uno de los internos que perdió la vida, de nombre Isaías, el pasado 3 de noviembre, se enfrentó a tiros con un grupo armado que intentó ingresar a su hogar en la comunidad del Bledal, Navolato. La vivienda presentó diversos impactos en fachada y ventanas.

Esta persona, al ser detenida con una mujer que lo acompañaba, tenía en su poder un rifle automático, una pistola y una mochila con varias bolsitas, presuntamente de drogas, por lo que fue enviado al reclusorio de Culiacán.

Sobre la segunda víctima solo se conoció que lo apodaban "El Panda" y este fue detenido hace poco más de dos años al intentar ingresar armado al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Culiacán, para rematar a un paciente.

Castañeda Camarillo externó que se mantiene en reserva la identidad del presunto responsable de la muerte de dos internos, en virtud que es competencia de la Fiscalía General del Estado la que tiene que abrir una carpeta de investigación y cotejar los videos internos del centro penitenciario para determinar que sucedió.

También señaló que se continúa gestionando que los internos del fuero federal que se ubican en el módulo 27, por su peligrosidad, sean trasladados a un centro penitenciario de máxima seguridad en el país.

Afirmó que la situación en el Centro de las Consecuencias Jurídicas del Delito de Culiacán está bajo control, pero se reforzó la vigilancia interna y externa para evitar que se vuelva a suscitar una nueva riña, como sucedió durante la madrugada de hoy lunes.