Rezagado: por qué Australia pasó de país modelo contra el coronavirus al retraso en la vacunación

·2  min de lectura
Un anciano se retira de un centro de vacunación en Melbourne, Australia
WILLIAM WEST

SIDNEY.- Hasta hace un mes Australia era un país modelo en la lucha contra el coronavirus, e incluso se pudo enorgullecer de mostrar las gradas abarrotadas de público sin barbijos en el torneo de tenis de Adelaida. Pero este miércoles el propio primer ministro Scotte Morrison reconoció que su país está muy por detrás de sus objetivos de vacunación, atribuyendo esto en parte a las restricciones a la exportación impuestas por la Unión Europea (UE).

Aprovechando su aislamiento geográfico, la isla continente ha sido relativamente eficaz en la lucha contra la propagación de la pandemia. En momentos en que se desarrollaba el torneo de tenis, el informe del Departamento de Salud de Australia fijaba en 52 los casos activos, 909 el total de fallecidos y en 28.829 el acumulado de positivos.

“Tené esperanza”: nuevo guiño de Donald Trump a una candidatura en 2024

Sin embargo, en la actualidad es uno de los países desarrollados con menor porcentaje de población vacunada hasta el momento. Según estadísticas oficiales, solo se administraron 670.000 dosis (el país tiene 25,5 millones de habitantes), mientras que el gobierno se había fijado alcanzar a finales de marzo un objetivo de 4 millones de dosis. Morrison explicó que el hecho de que las dosis no hubieran salido de Europa “pesaba necesariamente sobre los resultados preliminares”.

“Roles separados”: Jill Biden quiebra una barrera como primera dama de EE.UU.

A finales de febrero, Italia había bloqueado la exportación a Australia de 250.700 dosis de la vacuna antiCovid-19 de AstraZeneca producidas en suelo europeo debido a incumplimientos en los contratos de suministro de las plantas europeas a los 27 miembros y al hecho de que Australia no era considerada un país vulnerable.

A algunos les preocupa que la lentitud de la vacunación en Australia favorezca la aparición de nuevos focos de contagio y retrase indefinidamente la reapertura de las fronteras. Alrededor de dos millones de personas están confinadas en la región de Brisbane, donde se han detectado unos diez casos.

Agencias AFP y Reuters