El rey reivindica el pasado común y ofrece compartir el futuro con consenso

Agencia EFE
·4  min de lectura

Soldeu (Andorra), 21 abr (EFE).- Felipe VI reivindicó este miércoles el pasado común que une a España con los países iberoamericanos y ofreció compartir proyectos de futuro desde la búsqueda de "consensos y soluciones" en beneficio de sus ciudadanos.

En su intervención en la XXVII Cumbre Iberoamericana en Andorra, el rey garantizó "la firme voluntad" de España de estar al lado de sus socios "en lo que se la requiera", en especial, ante el actual contexto de crisis derivada de la pandemia.

El monarca se mostró orgulloso del llamamiento unánime de la cumbre al acceso universal de las vacunas contra la covid-19 y la aspiración de "ser útiles" a la ciudadanía en estos tiempos de incertidumbre.

Para Felipe VI, la crisis sanitaria que ha sacudido el mundo ha generado "dolor, dificultades e inquietudes", pero también ha favorecido "la solidaridad, el coraje, el ejemplo y la voluntad de salir adelante".

"Se ha tratado, sin duda, de una solidaridad mutua", destacó el rey, quien recordó que cuando España empezó a sufrir el impacto de la pandemia, tuvo "muy presentes a sus hermanos iberoamericanos" y se pusieron en marcha iniciativas de ayuda para aliviar la situación.

Esta cooperación reforzada es "lo que significa y debe representar la comunidad iberoamericana", valoró el rey, para quien los últimos meses han sido el periodo en el que ha habido una colaboración "más estrecha, intensa y cotidiana" en Iberoamérica desde que se crearon las cumbres hace 30 años.

No obstante, recordó que no es la primera vez que Iberoamérica muestra su espíritu de solidaridad y que las distintas crisis económicas de décadas recientes y los flujos migratorios que provocaron sirvieron para "conocerse mejor y hermanarse más".

Durante este año, México, Perú y los países centroamericanos van a conmemorar el 200 aniversario de su independencia de España, una ocasión, según el rey, que ha de aprovecharse para renovar el apoyo español a "la búsqueda de consensos y soluciones" y a fortalecer Iberoamérica.

"Siempre estaremos al lado de nuestros países hermanos de América, en lo que se nos requiera, para respaldar sus esfuerzos por mejorar la vida, bienestar y salud de sus poblaciones. Queremos ser parte de ese ejercicio de conmemoración, rememorar el pasado y, sobre todo, compartir proyectos y retos de futuro", remarcó.

El rey no aludió a la petición que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, de que España debe pedir perdón por la conquista de ese territorio hace cinco siglos, lo que hizo a través de una carta que le envió en marzo de 2019.

Los bicentenarios evocan "hechos históricos constituyentes" de estas naciones, pero también, subrayó Felipe VI, son "también parte integral y muy relevante de la Historia de España".

"Son, en suma, grandes acontecimientos de una historia común y compartida que nos llenan de orgullo y que perfilan nuestra actual identidad iberoamericana (...) Queremos ser parte de ese ejercicio de conmemoración, rememorar el pasado y, sobre todo, compartir proyectos y retos de futuro, conscientes de nuestra capacidad y del potencial que juntos representamos", remató.

Además del acceso equitativo a las vacunas, el monarca resaltó algunos de los resultados de la cumbre que "están en el corazón del proyecto iberoamericano".

Elogió la defensa de que los países más endeudados puedan disponer de los recursos financieros de los organismos internacionales para hacer frente a la crisis.

También la necesidad de aspirar a economías "fuertes, modernas y con respuestas creativas y comprometidas" con los retos del medioambiente y el cambio climático.

De la declaración final, resaltó además la voluntad común de "ser útiles a los ciudadanos, proporcionando soluciones en tiempos de incertidumbre".

Por último, mencionó la importancia de la innovación como factor "imprescindible" para remontar la crisis.

En la cuarta cumbre de su reinado, Felipe VI deseó que la del año que viene en la República Dominicana sea íntegramente presencial después de que la mayoría de los líderes haya intervenido por videoconferencia en la de Andorra.

"Los vínculos personales y directos son importantes y fortalecen aún más los lazos en nuestra comunidad de naciones", sostuvo el monarca, uno de los siete jefes de Estado y de Gobierno presentes en la cumbre de Andorra, en la que los demás mandatarios han intervenido de forma telemática.

Felipe VI, que incluyó algunas frases en portugués y catalán, agradeció a Andorra la acogida que le brindó, junto a la reina Letizia, en la visita de Estado que protagonizó al principado a finales del pasado mes de marzo.

"Más calurosa que la que estamos viviendo ahora con la nevada que nos está cayendo", bromeó el rey ante la nieve que acompañó la celebración de la sesión plenaria en la localidad de montaña de Soldeu.

(c) Agencia EFE