El rey de Marruecos no asistirá a la Cumbre Árabe de Argel

Argel, 31 oct (EFE).- El rey de Mohamed VI de Marruecos no asistirá finalmente a la XXXI Cumbre de la Liga Árabe, que tendrá lugar mañana, martes, y el miércoles en la capital argelina, confirmó a EFE un responsable diplomático marroquí.

"Quien va a presidir la delegación marroquí en la Cumbre Árabe es (el ministro de Exteriores) Naser Burita", se limitó a confirmar la fuente sobre el jefe de la diplomacia de Marruecos, que ya se encuentra en la capital argelina desde el sábado, donde participa en la reuniones preparatorias de la Cumbre.

Mohammed VI fue convocado oficialmente por el presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, mediante el ministro argelino de Justicia, Abderrachid Tebbi, enviado como emisario a Rabat para entregar la carta de invitación.

Argelia rompió en 2021 relaciones diplomáticas con Marruecos, su principal rival en la región, con quien siempre ha mantenido una tensa relación, y cuyas fronteras terrestres permanecen cerradas desde 1994.

Tebboune comenzó hoy a recibir a los líderes árabes en la sala de honores del aeropuerto internacional de Argel.

El presidente del Consejo Presidencial de Libia, Mohamed al Manfi; el presidente de Comoras, Azali Assoumani; y el presidente palestino, Mahmud Abás, fueron los primeros jefes de Estado en aterrizar en la capital argelina.

El jefe de Gobierno argelino, Aiman Benabderrahmane, recibió al viceprimer ministro de Baréin, Mohamed ben Mubarak al Jalifa, y al de Omán, Asad bin Tariq al Said.

La Liga Árabe celebra esta cumbre anual en Argel, después de tres años suspendida por la crisis sanitaria, y que se ha presentado con el objetivo de unificar las posiciones de los estados de Oriente Medio y Norte de África.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, confirmó su participación aunque ha tenido que retrasar previsiblemente hasta mañana su llegada.

La cumbre coincide con la conmemoración del 68 aniversario del comienzo de la guerra de liberación de Argelia del colonialismo francés, por lo que este martes será día festivo.

Durante las sesiones del 1 y 2 de noviembre, los líderes árabes intentarán consensuar posiciones comunes tanto políticas, en las que destaca la causa palestina como principal tema de agenda, como económicas, centradas en la inseguridad alimentaria y la energía.

(c) Agencia EFE