Yo, el rey: el libro que revela los secretos más íntimos de Juan Carlos I

LA NACION
·4  min de lectura

MADRID.- "Cuando se despertó, pensó por un momento, como cada mañana, que estaba curado. ¡No le dolía nada! Se sentía ingrávido, flotando en una nube de algodón. O en un colchón de agua, como el que le había hecho comprar aquella novia andaluza que tuvo. ¿Cómo se llamaba? Era guapa y bajita, pero el colchón era una mierda. Todas las mujeres que me han gustado son bajitas, se dijo, pero acto seguido sonrió porque no era verdad. En su abundante currículo amoroso figuraban altas y bajas, gordas y delgadas, nobles y cortesanas. ¡Había tantas!". Así comienza Yo, el rey, la nueva biografía novelada de Juan Carlos I, escrita por Pilar Eyre, periodista y escritora que cubre la Casa Real española desde hace décadas, según adelantó El Mundo.

El polémico libro destapa los secretos más íntimos del rey emérito, quien desde agosto está exiliado en Abu Dhabi, mientras la justicia lo investiga por una larga lista de negocios financieros sospechosos.

Desde su prima hasta una azafata: la historia de sumisión y sufrimiento que vivieron las esposas del rey de Tailandia

Entre otras cuestiones, la biografía reveló que el rey emérito fue maltratado, durante su infancia, en un internado. "A día de hoy sigue teniendo marcas en su cuerpo de esa etapa", contó Eyre.

Respecto a sus ansias de poder y coqueteos con la evasión de impuestos, Eyre dijo que Juan Carlos I siempre se había mostrado fascinado ante la riqueza, pero que el punto de inflexión ocurrió en 1971, tras observar en primera persona cómo vivían los reyes en Medio Oriente. "Allí estableció contactos y empezó a tener relación con los árabes".

La periodista habló también habló de sus incontables amoríos y la distante relación con la reina Sofía. "Nunca ha habido amor ni atracción entre ellos. Ya en el propio viaje de novios, en Estoril, él cometió infidelidades", observó.

Imagen tomada el 14 de mayo de 1962 el día de la boda de Juan Carlos I con la Reina Sofia
Fuente: Archivo

La figura de Sofía cambia mucho a lo que transmite en el libro La soledad de la reina, de la misma editorial, según matizó la escritora. La retrató como fría e interesada en el poder como su marido, y desveló que ambos dejaron de tener relaciones sexuales en 1968, cuando nació Felipe VI.

Luego de publicada la biografía, El Diario dio a conocer una inquietante revelación que hizo la ex amante del monarca, Corinna Larsen. Durante el tiempo en que se mantuvo alejada del monarca, estallado el escándalo de propiedades y safaris salvajes, la empresaria mantuvo conversaciones con José Manuel Villarejo, ex comisario de la Policía Nacional de España, hoy detenido por sospechado de dirigir una banda criminal mientras estaba en funciones.

The Crown: el enojo del príncipe William por la nueva temporada

Y es que en dicho intercambios, ocurridos en Londres en el 2016, Larsen desconocía que era grabada por Villarejo. Razón por la que la alemana nunca sospechó que sus palabras terminarían por salir a la luz en la causa judicial a la que tuvieron acceso los periodistas Marcos Pinheiro y Elena Herrera.

De acuerdo a la examante, a Juan Carlos le pusieron "un montón de hormonas femeninas para quitarle la fuerza. Para quitarle testosterona y todo eso. Le han quitado todo, ni podía estar con una mujer ni nada, ¿no? Y claro, se ha puesto en una depresión horrible, y después, pues mejor, mejor manipular la persona ¿no?", dijo.

Lo cierto es que durante ese encuentro la empresaria alemana contó detalles respecto al entorno del rey, quien en 2011 había sido sometido a una cirugía por un tumor pulmonar. Juan Carlos, admitió, era víctima de una sedación extrema por parte de sus allegados más próximos. "Son como una banda de ¿sabes?... de delincuentes", subrayó la mujer.

Eyre retrató a Juan Carlos I como una persona profundamente necesitada de cariño y de enamorarse, y contó los detalles de cómo fue el momento en el que el rey Emérito intentó divorciarse. El primero al que consultó fue Mariano Rajoy, que desaconsejó la acción por "la baja popularidad de Letizia y por la mala imagen que emergía de la monarquía".

Lejos de hacerle caso, Juan Carlos I reunió a sus tres hijos en una cena en la que les planteó su decisión. El ahora emérito señaló que Felipe VI se había casado con una mujer divorciada, que la propia Elena se había divorciado siendo profundamente católica, y que a Cristina le había ido bastante mal con Urdangarín.

En este caso, Juan Carlos I sí que obedeció a sus hijos y se echó atrás. "Si te quieres cargar la monarquía, hazlo, pero piensa en lo que te costó traerla a España", le dijo Felipe VI.

Por último, según la periodista, Juan Carlos I "no volverá a España".