El rey Felipe de Bélgica reitera en Congo su "profundo pesar" por el pasado colonial

·3  min de lectura

Durante el segundo día de su visita a la República Democrática del Congo, el rey Felipe de Bélgica reiteró el miércoles en Kinshasa su "más profundo pesar por las heridas causadas" durante el periodo colonial.

"A pesar de que muchos belgas se comprometieron sinceramente, y amaban profundamente el Congo, el régimen colonial como tal estuvo basado en la explotación y la dominación", declaró el soberano durante un discurso en la explanada del Palacio del Pueblo, sede del Parlamento.

Este régimen, añadió, "suponía una relación desigual, injustificable en sí misma, marcada por el paternalismo, las discriminaciones y el racismo, dando lugar a abusos y humillaciones".

"Deseo reiterar mi más profundo pesar por las heridas del pasado aquí mismo, durante mi primer viaje al Congo, frente al pueblo congoleño y los que aún hoy en día las sufren", dijo el rey de Bélgica.

En 2020, Felipe escribió una carta al presidente congoleño Félix Tshisekedi para expresar su "más profundo pesar" por las "heridas del pasado".

La colonización belga del Congo fue una de las más duras impuestas por las potencias europeas que gobernaron la mayor parte de África a finales del siglo XIX y el XX.

El rey Leopoldo II, hermano del tatarabuelo de Felipe, supervisó la conquista de lo que hoy es la RDC, gobernando el territorio como su propiedad personal entre 1885 y 1908, antes de que se convirtiera en colonia belga.

Algunos congoleños quieren ver en esta revisión del pasado colonial el inicio de una "nueva colaboración" con Bélgica, mientras otros piden que haya más arrepentimiento y reparaciones por el sufrimiento y el "saqueo" de las riquezas del país.

- Último veterano congoleño de la Segunda Guerra Mundial -

El soberano belga llegó el martes para una visita de seis días anunciada como una oportunidad para la reconciliación con la antigua potencia colonial.

Un poco antes este miércoles, el rey Felipe condecoró al último veterano congoleño de la Segunda Guerra Mundial vivo.

Después de visitar un monumento a los veteranos, Felipe de Bélgica condecoró al cabo Albert Kunyuku, de 100 años, que se alistó en la fuerza colonial belga en 1940 y prestó servicio en Birmania.

Kunyuku, el último veterano congoleño superviviente de la Segunda Guerra Mundial, y el rey se estrecharon la mano durante largos segundos.

El rey Felipe visitó después el museo nacional de la RDC en Kinshasa, creado en 2019, donde entregó una máscara que la etnia Suku utiliza en los ritos de iniciación.

La máscara ceremonial es un préstamo "ilimitado" del Museo Real de Bélgica, anunció.

El gobierno belga estableció el año pasado una hoja de ruta para devolver las obras de arte saqueadas durante la época colonial, un tema sensible en la RDC.

El viernes, Felipe tiene previsto pronunciar un discurso ante estudiantes universitarios en la ciudad de Lubumbashi (sur).

El domingo, el soberano belga visitará la clínica del ginecólogo Denis Mukwege, galardonado con el Premio Nobel de la Paz 2018 por su lucha contra la violencia sexual, en la ciudad de Bukavu (este).

La visita es la primera del rey Felipe a la RDC desde su ascenso al trono en 2013. Su padre, el rey Alberto II, visitó el país en 2010.

bmb-mbb-eml/ri/meb/grp/mb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.