Rey de España pide a líder de conservadores que intente formar un nuevo gobierno

ARCHIVO - El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, durante una reunión un día después de las elecciones generales, en Madrid, España, el lunes 24 de julio de 2023. (AP Foto/Paul White, Archivo)

MADRID (AP) — El dirigente de los conservadores de España tendrá la primera oportunidad para tratar de conseguir el apoyo legislativo necesario para formar un nuevo gobierno tras las elecciones nacionales del mes pasado, dijo el martes Francina Armengol, la presidenta del Congreso español.

Armengol anunció la decisión del rey Felipe VI de España luego de la ronda de reuniones que el monarca sostuvo el lunes y el martes con los presidentes de los partidos representados en el Congreso.

El Partido Popular, dirigido por Alberto Núñez Feijóo, fue el que más votos obtuvo en las elecciones del 23 de julio. Consiguió 137 escaños, pero lejos de los 176 que necesita para la mayoría absoluta. Y las posibilidades de que Feijóo obtenga el apoyo de otros partidos para alcanzar esa cantidad parecen ser muy escasas.

Si Feijóo fracasa, lo más probable es que el presidente de gobierno en funciones Pedro Sánchez permanezca en el poder otros cuatro años.

El Partido Socialista Obrero Español, al que pertenece Sánchez, obtuvo 121 escaños en las elecciones, pero cuenta con más apoyo entre los partidos pequeños. La semana pasada, el PSOE logró juntar 178 votos para elegir a Armengol, miembro de su partido, como presidenta del Congreso. Sin embargo, para repetir esa hazaña, Sánchez necesitaría de nuevo el apoyo de los partidos separatistas catalanes y vascos, por lo que tampoco tiene un camino seguro para mantenerse en el poder.

Se tiene previsto que Armengol anuncie pronto la fecha para el debate y la votación de la posible investidura de Feijóo.

Feijóo tendrá dos oportunidades de convertirse en presidente del gobierno español. En la primera votación necesitará conseguir los 176 votos necesarios. Si se queda corto, entonces dos días después enfrentaría una segunda votación, donde necesitaría más votos a favor que en contra.

Si Feijóo fracasa, entonces comenzaría una cuenta regresiva de dos meses, después de la cual si ningún candidato consigue el apoyo del Congreso, éste sería disuelto y se convocarían otras elecciones.