El rey Carlos III promete una vida de servicio