Revelan el video del brutal arresto en el que murió un afroamericano en EE.UU.

·6  min de lectura
Greene es arrastrado de los pies por un agente policial, en 2019
Greene es arrastrado de los pies por un agente policial, en 2019

NUEVA ORLEANS.- “¡Yo soy tu hermano! ¡Tengo miedo! ¡Tengo miedo!”, son las últimas palabras que se oyen en unas imágenes conmovedoras de Ronald Greene, un afroamericano de 49 años, mientras un grupo de policías lo patea, lo golpea, y lo arrastra ensangrentado por el suelo luego de paralizarlo con una pistola Taser. Poco después el hombre, que estaba desarmado, muere.

Esto sucedió en Louisiana, el estado del sur de Estados Unidos donde se registró esta historia de abuso policial. Las imágenes conmovedoras son de 2019, tomadas por la cámara corporal de uno de los policías después de una persecución a alta velocidad. Pero durante dos años, las autoridades se habían negado a hacerlas públicas. Ahora la prensa estadounidense logró obtenerlas.

Fotografía de Ronald Greene
Fotografía de Ronald Greene


Fotografía de Ronald Greene

El arresto de 2019 en las afueras de Monroe, Louisiana, es objeto de una investigación federal de derechos civiles. Pero a diferencia de otras muertes bajo custodia en todo el país donde el video de la cámara corporal se publicó casi de inmediato, el caso de Greene ha estado envuelto en secreto y acusaciones de encubrimiento.

Tensión en Medio Oriente: Israel y Hamas aprobaron un alto el fuego a partir de esta noche

Los funcionarios de Louisiana rechazaron repetidas pedidos para publicar imágenes y detalles sobre lo que causó la muerte del hombre. Los agentes inicialmente le dijeron a la familia que Greene había muerto por el impacto después de estrellarse contra un árbol durante la persecución. Más tarde, la policía estatal emitió una declaración de una página en la que dijo que Greene había luchado con los uniformados y murió camino al hospital.

Solo ahora, en las imágenes obtenidas de la cámara corporal de un policía, se puede ver por primera vez algo de lo que sucedió durante el arresto.

Green es levantado poco antes de la llegada de los paramédicos
Green es levantado poco antes de la llegada de los paramédicos


Green es levantado poco antes de la llegada de los paramédicos

Greene, un peluquero, no se detuvo luego de cometer una infracción de tránsito no especificada poco después de la medianoche del 10 de mayo de 2019, a unos 45 km al sur de la frontera del estado de Arkansas. Ahí es donde comienza el video de 46 minutos, con el policía Dakota DeMoss persiguiendo la camioneta de Greene en las carreteras rurales a más de 180 km/h.

Segundos antes de que terminara la persecución, DeMoss advirtió en su radio: “Tenemos que hacer algo. Va a matar a alguien “.

Mientras los agentes DeMoss y Chris Hollingsworth se acercan a la camioneta de Greene, se lo puede ver que parece levantar la mano y decir una y otra vez: “Está bien, está bien. Lo siento.”

Hollingsworth descarga a Greene con una pistola paralizante en cuestión de segundos a través de la ventana del lado del conductor mientras ambos policías le exigen que salga del vehículo.

Greene sale por el lado del pasajero mientras los soldados lo derriban al suelo. Se puede escuchar a un policía diciendo “Me está agarrando” mientras intentan esposarlo. “Ponga sus manos detrás de su espalda, perra”, dice un agente.

El clip muestra que un policía le da un puñetazo en la cara, mientras que se puede escuchar al otro llamándolo “estúpido hijo de puta...”.

“No hay otro Ejército o país que haga esto”: cómo ataca Israel los objetivos de Hamas en Gaza

Greene grita “¡Lo siento!” mientras otro uniformado aplica otra descarga eléctrica en las nalgas del detenido y le advierte: “¡Mira, lo vas a conseguir de nuevo si no pones tus malditas manos detrás de la espalda!” Se puede ver entonces a otro agente que arrastra brevemente al hombre boca abajo después de que le esposaron las piernas y las manos detrás de él.

En lugar de ayudarlo, los policías dejan al hombre corpulento sin supervisión, boca abajo y gimiendo durante más de nueve minutos, mientras usan toallitas desinfectantes para lavarse las manos y la cara manchada con sangre.

“Espero que este tipo no tenga el maldito SIDA”, se puede escuchar quejarse a uno de los agentes.

Después de varios minutos en el que no se ve a Greene en la cámara, el hombre aparece nuevamente, ya fláccido, sin respuesta y sangrando por la cabeza y la cara. Luego lo suben a una camilla de ambulancia, con el brazo esposado a la baranda de la camilla.

En muchas partes del video, Greene no está en la pantalla, y el agente parece cortar el micrófono a la mitad, lo que dificulta reconstruir exactamente lo que estaba sucediendo en cada momento. Al menos seis policías estaban en la escena del arresto, pero no todos tenían las cámaras corporales encendidas.

“Lo asesinaron. Se armó todo, se planeó“, dijo este miércoles la madre de Greene, Mona Hardin. “No tuvo la oportunidad. Ronnie no tuvo oportunidad. No iba a vivir para contarlo “.

Un abogado de la familia de Greene, Lee Merritt, dijo que las imágenes “tienen algunos de los mismos sellos distintivos del video de George Floyd, la duración, la pura brutalidad”.

“Greene se disculpó en un intento de rendirse”, dijo Merritt.

La policía estatal de Louisiana se negó a comentar el contenido del video. En un comunicado dijo que “la divulgación pública prematura de archivos de investigación y evidencia de video en este caso no está autorizada y ...socava el proceso de investigación y compromete el resultado justo e imparcial”.

Los jefes de la policía estatal inicialmente argumentaron que el uso de la fuerza por parte de los agentes estaba justificado - “terrible pero legal”, como lo describieron los oficiales de alto rango - y no abrieron una investigación administrativa hasta 474 días después de la muerte de Greene.

“Los departamentos de policía tienen que dejar de poner obstáculos a la información que, a los ojos del público, es cuestionable. Tienen que revelar todo lo que saben, cuando lo saben “, dijo Andrew Scott, un exjefe de policía de Boca Raton, Florida, que testifica como testigo experto en casos de uso de la fuerza.

Si bien señaló que Greene “tuvo culpa” y pareció resistirse a las órdenes de los policías, Scott dijo que llevar al hombre esposado boca abajo arrastrándolo por los grilletes puestos en los tobillos era “malicioso, sádico, completamente innecesario”.

“Eso nunca debería haber sucedido”, dijo. “Tienes al tipo completamente sometido. No está lastimando a nadie “.

Demanda federal

La familia de Greene presentó una demanda federal por homicidio culposo alegando que los agentes “maltrataron” a Greene y “lo dejaron golpeado, ensangrentado y en paro cardíaco” antes de encubrir la causa de la muerte. Su familia ha publicado fotografías gráficas del cuerpo de Greene en una camilla, mostrando profundos moretones y cortes en su rostro y cabeza.

Durante la investigación del caso, Hollingsworth murió en un accidente en la carretera de un solo vehículo que ocurrió horas después de enterarse de que lo despedirían de la fuerza por su papel en el caso Greene.

Mientras tanto, DeMoss fue arrestado en relación con una persecución policial separada el año pasado en la que él y otros dos policías presuntamente usaron fuerza excesiva para esposar a un automovilista.

No está claro exactamente qué causó la muerte de Greene. El forense de Union Parish, Renee Smith, dijo el año pasado que su muerte fue declarada accidental y atribuida a un paro cardíaco. Smith, que no estaba en el cargo cuando se tomó esa determinación, dijo que el archivo de su oficina sobre Greene atribuyó su muerte a un accidente automovilístico y no mencionó una lucha con la policía estatal.

Agencias AP y ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.