Injerencia: revelan que Rusia habría intentado ayudar a Bernie Sanders en las elecciones de EE.UU.

LA NACION

WASHINGTON.- El aspirante demócrata a la Casa Blanca, Bernie Sanders, exigió ayer que Rusia se "mantuviera al margen" de las elecciones en Estados Unidos, tras reportes de que el gobierno de Vladimir Putin está interfiriendo en la carrera presidencial con el objetivo de apoyar su campaña. Sanders sostuvo que autoridades estadounidenses le informaron "hace aproximadamente un mes'' que Moscú tenía intenciones de interferir en su favor en los comicios de este año.

"No estaba claro qué papel iban a desempeñar'', afirmó el candidato socialista durante una escala de campaña en Las Vegas. "Nos dijeron que Rusia, tal vez otros países, van a involucrarse en esta campaña'', agregó, antes de hacerle una advertencia al gobierno de Putin: "Aquí está el mensaje para Rusia: no se metan en las elecciones estadounidenses''.

La respuesta del senador por Vermont contrasta con la postura del presidente Donald Trump, que minimiza la evaluación de las agencias estadounidenses de inteligencia de que Rusia interfirió en su favor en la previa de las elecciones presidenciales de 2016.

Minutos antes de que Sanders condenara la interferencia del Kremlin, Trump rechazó los reportes de que el mandatario ruso Vladimir Putin estuviera intentando ayudarlo, al decir que se trataba de un "rumor'' difundido por la oposición.

En 2018,la justicia estadounidense acusó a 13 ciudadanos y tres empresas rusas de realizar una campaña encubierta en las redes sociales que según los fiscales tenía el fin de dividir a la opinión pública, así como apuntalar a Sanders y al candidato republicano Trump en los comicios de 2016, y también denigrar a Hillary Clinton, quien finalmente se impuso como la candidata demócrata.

Sanders declaró ante la prensa que había visto algunos tuits presuntamente creados por Rusia y consideró que su objetivo es sembrar divisiones en la población norteamericana. "Están intentando dividirnos [y] provocar el caos, intentan generar odio en Estados Unidos. Es una labor repugnante y todos nosotros tenemos que decir, perdón, no vas a hacer esto en estas elecciones'', sentenció el candidato sobre la supuesta manipulación rusa.

La senadora Elizabeth Warren dijo que su campaña no había recibido ningún informe de las autoridades de inteligencia, mientras que el equipo del filántropo multimillonario Tom Steyer indicó que ellos fueron informados "hace meses'', pero no proporcionó detalles.

Sanders pareció insinuar en sus declaraciones que el hecho de que las revelaciones -publicadas por The Washington Post- hayan trascendido ayer, en vísperas de la elección de la interna demócrata en el estado de Nevada, tiene un móvil político. "Un día antes de las asambleas partidistas de Nevada, ¿por qué creen ustedes que surgió esto?'', afirmó, y añadió con sarcasmo: "¿Fue The Washington Post? Qué buenos amigos''.

Agencias AP y AFP