Revelan detalles de lo que el FBI se llevó de la oficina y almacén de Trump en Mar-a-Lago

·3  min de lectura
Department of Justice/PACER

Agentes federales sacaron más de dos docenas de documentos marcados como “CONFIDENCIAL”, “SECRETO” y “TOP-SECRET” de la oficina del ex presidente Donald Trump en Mar-a-Lago, junto con carpetas vacías con pancartas en las que se leía “CLASIFICADO”, fotos del gobierno y decenas de revistas y otros recortes de prensa, según un documento recién revelado presentado en un tribunal federal.

El “inventario detallado de la propiedad” de los artículos tomados por los agentes federales el 8 de agosto, presentado por orden de la jueza de distrito federal Aileen Cannon, detalla aún más los documentos que el FBI retiró de la residencia y el club de Trump en Palm Beach.

El Departamento de Justicia había publicado previamente un recibo de propiedad vago y parcialmente censurado tras la ejecución de una orden de registro en la finca de Trump. Pero la lista más detallada revelada el viernes por Cannon mostraba que había documentos clasificados y de máximo secreto entre recortes de prensa, prendas de vestir, libros y fotografías. También mostró específicamente lo que los agentes tomaron de la oficina de Trump.

Entre los siete “objetos” incautados de la oficina de Trump, según el documento judicial:

▪ 43 carpetas vacías marcadas como “CLASIFICADAS”

▪ 28 carpetas vacías marcadas como “Devolución al secretario de personal/auxiliar[sic]”

▪ 7 documentos con marcas de clasificación “TOP SECRET”

▪ 17 documentos con marcas de clasificación “SECRET”

▪ 3 documentos con marcas de clasificación “CONFIDENCIAL”

▪ 125 revistas y recortes de prensa

▪ Más de 1,400 documentos y fotos sin clasificación

Una colección de otros 26 objetos incautados en un almacén de Mar-a-Lago incluía otras carpetas vacías, prendas de vestir, libros y decenas de revistas y recortes de prensa.

Una caja tomada del área de almacenamiento, listada como Artículo #13, incluía 62 revistas y recortes de prensa, dos documentos marcados como “CONFIDENCIAL”, un documento marcado como “TOP SECRET”, un “artículo de ropa/regalo” y 708 documentos o fotos adicionales que carecían de clasificación.

El FBI obtuvo una orden de registro e incautó los documentos tras varios meses de contactos entre la Administración Nacional de Archivos y Registros, el Departamento de Justicia y el equipo legal de Trump sobre su posesión de registros gubernamentales que, según ellos, debieron haber sido devueltos al gobierno federal tras su salida de la Casa Blanca en enero de 2021.

Después de dejar el cargo, Trump y su equipo legal finalmente entregaron 15 cajas a los Archivos Nacionales y más tarde proporcionaron otro lote de documentos en junio al Departamento de Justicia después de aceptar una citación de un jurado de instrucción. Pero el Departamento de Justicia dice que incluso después que los abogados de Trump indicaron que habían entregado todo lo que el gobierno buscaba, Trump continuó reteniendo documentos que pertenecían al gobierno federal, entre ellos varios documentos sensibles relacionados con la seguridad nacional.

Los abogados de Trump han calificado de “engañoso o incompleto” el relato del gobierno sobre los esfuerzos para recuperar los registros, y han dicho que el Departamento de Justicia ha caracterizado erróneamente una reunión del 3 de junio en Mar-a-Lago.

Unas dos semanas después del registro en Mar-a-Lago, los abogados de Trump presentaron una petición ante el tribunal para que Cannon nombrara un “funcionario especial” que se encargara de la custodia de los documentos incautados. Si se nombra, el funcionario en cuestión actuaría como una parte neutral para revisar los artículos y determinar si y cuántos de los artículos eran privilegiados por el ejecutivo o el abogado-cliente, y si alguno debe ser devuelto a Trump.

Los abogados de Trump y los del Departamento de Justicia estuvieron el jueves en el tribunal de West Palm Beach para discutir la cuestión. Cannon aún no ha hablado respecto a esa solicitud.