Revelan ante la corte que Gary Speed es “uno de los cuatro hombres entrenados por Barry Bennell que se han suicidado”

El ex futbolista y entrenador Gary Speed, quien se suicidó en 2011. (Archivos de PA/PA Images)

Revelan ante un tribunal que el antiguo entrenador del equipo de fútbol de Gales, Gary Speed, fue uno de los cuatro hombres que se suicidaron tras ser entrenados por Barry Bennell.

Quien realizó la declaración ante el Tribunal de la Corona de Liverpool fue una víctima de la que Bennell admitió haber abusado en 1998, un delito que le valió una condena de nueve años.

También comentó en la corte que había intentado contactar a los padres de Speed, quien se ahorcó en 2011 a la edad de 42 años, para hablarles sobre el abuso.

La víctima dijo: “Conozco a cuatro personas de los equipos en los que he jugado con Bennell que se han suicidado”. Añadió: “No sé si se han quitado la vida por culpa de Barry, pero sé cómo esa situación me ha dañado y cómo podría haber afectado a otras personas”.

Comentó que quería contactar a los padres de Speed porque había leído en el periódico que no lograban pasar página pues no encontraban una explicación a su muerte.

Un boceto artístico del Tribunal de la Corona de Liverpool, en el que se presentó Barry Bennell, a través de videoconferencia, y donde fue acusado de 48 cargos de abuso sexual infantil. (PA Wire/PA Images)

Al referirse a la posibilidad de contactar con otras presuntas víctimas de Bennell, el declarante dijo: “Cuando las personas se desmoronan al teléfono y están al borde del suicidio, cuando descubres que otras personas se han quitado la vida…”.

Bennell niega los 48 delitos de abuso sexual infantil imputados por 11 demandantes entre los años 1979 y 1990.

La víctima le dijo a la corte que conocía a algunos ex jugadores jóvenes que se habían quedado “en la indigencia” y tenían problemas con el alcohol. Cuando le preguntaron por qué no reclamaba una indemnización, le dijo a la corte: “Lo viví en carne propia, para mí es una cuestión de justicia.

“Estoy harto de que esto siga formando parte de mi vida, solo quiero dejarlo en el pasado de una vez por todas”. También reveló que había un caso civil abierto contra el Manchester City.

El mismo miércoles, pero un poco antes, el tribunal también escuchó a un demandante del caso que creía que el entrenador del Manchester City en aquel momento, Ken Barnes, estaba al corriente de los abusos.

La víctima, contra quien Bennell ha admitido un cargo de acoso sexual, dijo que jugó para uno de los equipos juveniles del Manchester City y que Bennell abusó de él más de 100 veces en un período de cuatro años.

También reveló ante el tribunal que pensaba que Barnes, quien jugó para el club entre los años 1950 a 1961 y murió en 2010, y Mike Grimsley, quién dirigía un equipo juvenil del Manchester City, estaban al corriente de los abusos que cometió Bennell.

Afirmó: “Si es posible, quiero una disculpa del Manchester City”.

Graeme Demianyk

HuffPost UK