Los reveladores resultados de un estudio sobre el uso de Paxlovid contra la variante ómicron

·5  min de lectura
Paxlovid, el tratamiento para el Covid-19 desarrollado por Pfizer
Paxlovid, el tratamiento para el Covid-19 desarrollado por Pfizer

NUEVA YORK.– El Paxlovid, el tratamiento para el Covid-19 desarrollado por Pfizer, redujo los índices de hospitalización y de muerte de pacientes de 65 o más años durante el brote de la variante ómicron que sufrió Israel a principios de este año, pero en los pacientes menores de esa edad no modificó la posibilidad de enfermar gravemente o morir, según un nueva investigación que acaba de difundirse.

El estudio es una de las primeras evaluaciones publicadas sobre la efectividad del Paxlovid en la vida real contra la variante ómicron, la versión predominante del SARS-CoV-2 en este momento. Los ensayos que había hecho Pfizer con el Paxlovid se realizaron el año pasado durante la oleada de la variante delta y solo participaron personas no vacunadas.

Los especialistas admiten que hay desconcierto por el brote infeccioso en Tucumán y su misterioso origen

Quedaban dudas sobre la efectividad de ese fármaco contra la variante ómicron, o en pacientes que ya estaban vacunados o que tenían inmunidad natural por una infección previa con el nuevo coronavirus. En Estados Unidos, el Paxlovid se comercializa desde diciembre del año pasado.

El nuevo estudio no resuelve otro acuciante misterio: cuántos pacientes sufren un “efecto rebote” de Covid después de tomar el medicamento. La primera dama norteamericana, Jill Biden, salió anteayer de su segundo período de aislamiento tras el rebote de la infección que sufrió después de ser tratada con Paxlovid. Su marido, el presidente Joe Biden, también había recibido la droga y padecido un rebote.

El presidente de Estados Unidos Joe Biden olvidó que le había dado la mano a un senador y sumó otro incómodo momento
Joe Biden y su esposa, Jill, fueron tratados con Paxlovid

El coordinador de la respuesta al Covid-19 de la Casa Blanca, Ashish Jha, dijo el viernes pasado por Twitter que, si bien hay cierta confusión sobre quiénes deben recibir Paxlovid, los datos indican que la droga debería ser administrada a todos los mayores de 50 años no bien aparecen los primeros síntomas de Covid, al igual que todos quienes tienen comorbilidades que los hacen vulnerables a los peores efectos de la enfermedad.

Aunque el estudio israelí descubrió que el Paxlovid no mejora la situación de los adultos de 40 a 54 años con comorbilidades, otras investigaciones sugieren que puede mejorar la condición de esos pacientes. Un estudio realizado en Hong Kong, que todavía no fue revisado por pares y publicado en una revista científica, reveló que el Paxlovid también mejora las perspectivas para los pacientes de entre 50 y 64 años.

Investigadores del sistema de salud General Brigham de Massachusetts reportaron que el Paxlovid redujo significativamente las hospitalizaciones de pacientes de 50 a 64 años, con un impacto aún más pronunciado entre las personas no vacunadas y las personas con obesidad.

Jha dijo en Twitter que no hay razón para pensar que el medicamento solo tiene beneficios para los grupos de mayor edad o vulnerabilidad, y destacó que el fármaco tuvo pocos efectos secundarios –el más notable es un sabor metálico en la boca– y que en Estados Unidos no hay escasez de Paxlovid.

“Es obvio que un medicamento que detiene la replicación del virus en una persona de 70 años puede hacer lo mismo en una persona de 60 años”, escribió Jha, y señaló que casi 200.000 estadounidenses de 50 a 64 años han muerto de Covid.

La nueva investigación sobre pacientes tratados con Paxlovid fue publicada en The New England Journal of Medicine
La nueva investigación sobre pacientes tratados con Paxlovid fue publicada en The New England Journal of Medicine

Los propios estudios de Pfizer revelaron que el Paxlovid reduce en un 88% el riesgo de internación y de muerte de personas no vacunadas con alto riesgo de Covid grave, siempre que el medicamento sea administrado dentro de los primeros cinco días posteriores a la aparición de los síntomas.

El estudio, en detalle

La nueva investigación fue publicada hoy en The New England Journal of Medicine y muestra que el medicamento es principalmente efectivo en pacientes mayores.

“La gran noticia es que funciona y salva muchas vidas –dice Ronen Arbel, autor principal del estudio y experto en resultados de salud del Servicio de Salud Clalit, de Tel Aviv–. Es sumamente importante que sea efectivo en pacientes mayores”.

Los investigadores revisaron los registros médicos de casi 110.000 afiliados al sistema de salud Clalit que dieron positivo por Covid entre enero y marzo, cuando la variante ómicron era dominante.

Todos los pacientes del estudio eran mayores de 40 años y con alto riesgo de desarrollar un cuadro grave de la enfermedad. La mayoría ya habían sido vacunados, tenían inmunidad por una infección precia, o ambas cosas. La edad media de los pacientes fue de 60 años y más de la mitad eran mujeres.

Unos 4000 fueron tratados con Paxlovid y los investigadores descubrieron que el medicamento era muy eficaz en pacientes de 65 años o más.

De los 42.821 pacientes mayores de 65 años, 766 que no recibieron Paxlovid fueron hospitalizados por Covid, frente a solo 11 internaciones de pacientes que recibieron el fármaco, una reducción relativa del riesgo del 73%.

En los pacientes mayores tratados con Paxlovid, los fallecimientos también se redujeron notablemente. Solo murieron dos de los 2484, en comparación con 158 de los 40.337 no tratados con la droga, una reducción del riesgo del 79%.

Sin embargo, el fármaco tuvo poco efecto en adultos más jóvenes y no modificó significativamente la tasa de muertes y hospitalizaciones, que en este grupo etario fueron tan bajas como entre los pacientes de mayor edad que también recibieron la droga.

Arbel explica que él y sus colegas también querían estudiar el fenómeno del “efecto rebote” que podría tener la droga, pero señala que los informes de síntomas no eran lo suficientemente precisos para sacar conclusiones.

“Entiendo que en Estados Unidos es el tema del momento”, admite Arbel en referencia a la reciente “recaída” de Jill Biden tras recibir tratamiento con Paxlovid. “Pero no creo que alguien haya muerto o haya tenido que ser internado por el efecto rebote del fármaco. Es una cuestión totalmente abstracta”, aclara.

Aunque el fármaco no parece hacer mucho efecto en los adultos jóvenes y de mediana edad, Arbel sostiene que algunos médicos igual pueden optar por prescribirlo a pacientes menores de 65 años.

“A una persona no vacunada de 62 años con complicaciones, hay buenas razones para administrarle el medicamento”, concluye el investigador.

Por Roni Rabin

(Traducción de Jaime Arrambide)