Revelador informe sobre cuántos chicos argentinos van al jardín y el lugar del país en un ranking regional

·6  min de lectura
Es necesario que la evolución de la matricula preprimaria sea sostenida en el tiempo para un mejor posicionamiento
Es necesario que la evolución de la matricula preprimaria sea sostenida en el tiempo para un mejor posicionamiento

Según el último informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano, basado en los Anuarios Estadísticos de 2010 y 2020 del Ministerio de Educación nacional, la matrícula de los jardines de infantes y los jardines maternales de la Argentina creció un 16,4% entre 2010 y 2020. Sin embargo, este número esconde un dato preocupante. Cuando se lo compara con los países de la región, la tasa bruta de matrícula en educación preprimaria de 2020 en nuestro país presentó un índice del 77,8%. De esta manera, la Argentina ocupó el puesto número 12 en el ranking de las 30 naciones de América Latina y el Caribe, justo por encima del promedio de la región, del 77,5%, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Países como Costa Rica, Cuba, Uruguay y Brasil presentan tasas superiores al 95%, y Chile está por encima del 80%. En el otro extremo, naciones como Guatemala, Honduras y Panamá no alcanzan el 50%.

Empezaron con excursiones de pesca y abrieron uno de los restaurantes más codiciados de la costa

A escala global, la tasa de inscripción de niños de 3 a 5 años en el nivel preprimario ubica a la Argentina en el puesto 30 de una lista de los 42 países que estudia la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con una tasa similar del 77%, quedando en este caso por debajo del promedio, que es del 83%. Este ranking es liderado por Francia e Israel, con tasas del 100% y 99%, respectivamente. Son 19 los países con indicadores por encima del 90%.

“Hay una tendencia positiva hacia una mayor inclusión de los niños en el nivel educativo inicial en la Argentina. Según la Unesco [Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura], se trata de una de las mejores inversiones que un país puede emprender para el desarrollo de sus recursos humanos, la igualdad entre los sexos y la cohesión social, y también para reducir el costo de los posteriores programas de recuperación”, indica Alieto Guadagni, director del CEA.

Al mismo tiempo el experto en educación destaca que es necesario que esta evolución sea sostenida en el tiempo, para alcanzar a países vecinos como Brasil y Uruguay, y posicionarnos en un mejor lugar.

Las provincias y la sala de 3

A pesar de que la matrícula total del jardín de infantes a escala nacional presenta un crecimiento, se observan grandes diferencias entre provincias. Por ejemplo, mientras las provincias de San Juan y La Pampa presentan crecimientos superiores al 85%, la de San Luis no supera el 19%. Con relación al sector de gestión, solo en cinco distritos el incremento de la matrícula estatal fue superior al de la privada: San Juan, La Pampa, Mendoza, Salta y Entre Ríos. En el resto, el aumento de la matrícula privada superó al de la gestión estatal, con marcadas diferencias en Chaco, Catamarca, Chubut, Neuquén, Formosa y en la ciudad de Buenos Aires.

“Debemos avanzar hacia una reducción en las diferencias de crecimiento observadas entre nuestras provincias, para que los beneficios de una mayor inclusión en la educación infantil se expandan por todo el territorio”, advierte Guadagni.

En nuestro país, desde enero de 2015, cuando se promulgó la ley 27.045, es obligatorio escolarizar a los chicos a partir de los 4 años. Antes era obligatorio a partir de los 5, según lo disponía la ley federal de educación de 1993.

En 2016 la Cámara de Diputados aprobó el proyecto oficial para convertir en obligatoria la sala de 3 años. Pero jamás se trató en el Senado y perdió estado parlamentario.

El acceso temprano a la educación inicial, una de las políticas que marcan la diferencia
En nuestro país, desde enero de 2015, cuando se promulgó la ley 27.045, es obligatorio escolarizar a los chicos a partir de los 4 años

“Las cifras estadísticas correspondientes a la matrícula del nivel inicial de nuestro sistema educativo publicadas en los anuarios estadísticos del Ministerio de Educación muestran que la matrícula de la sala de 3 años llegó en 2020, el último dato disponible, a 306.905 niños, mientras que en la sala de 4 años alcanzó los 650.859 niños y en la sala de 5, los 752.680. Estas cifras son elocuentes”, resalta Guadagni al intentar responder a este interrogante con número concretos.

Situación actual y futura

La matrícula total de jardín de infantes aumentó un 55,4% entre 1996 y 2020, y, al mismo tiempo, dicho incremento fue relativamente equitativo entre el sector de gestión estatal y privada, con avances del 56,8% y 52%, respectivamente. “Sin embargo, al analizar dicha evolución en períodos de tiempo más acotados, si bien la matrícula total mantiene un crecimiento constante, presenta notables variaciones según el sector de gestión”, destaca el director de CEA. Efectivamente, mientras en el período 1996-2003 la matrícula estatal crecía a un ritmo superior que la privada (16,5% versus 8,4%), en el período 2003-2020 ocurre lo contrario y la matrícula privada reporta un crecimiento mayor al de la matrícula estatal (40,2% versus 34,6%).

Por otro lado, al analizar el crecimiento de la matrícula de cada una de las salas que componen el jardín de infantes se observa que la de 5 años es la que mayor cantidad de alumnos acumula, al mismo tiempo que el comportamiento de su crecimiento es similar al de la matrícula total. Es decir: un mayor incremento en el sector estatal entre 1996 y 2003, y en el sector privado entre 2003 y 2020. No obstante, reporta valores más moderados que el resto de las salas, ya que, desde 1996, la cifra es considerablemente alta y, por lo tanto, la capacidad de ampliación es menor.

Por su parte, las salas de 3 y 4 años reportan alzas más significativo. “En términos generales, en ambas el crecimiento de la matrícula total entre 1996 y 2020 fue superior al 120% y en ambos períodos de tiempo el sector estatal superó al privado, siendo más marcada dicha diferencia en la sala de 4 años tanto para el período 1996-2003 como para el período 2003-2020″, aclara Guadagni.

El experto observa que hay una tendencia positiva hacia una mayor inclusión de los niños en el nivel educativo inicial en nuestro país, con todos los beneficios que esto aporta. Sin embargo, vuelve a destacar que es fundamental que esta evolución sea sostenida en el tiempo y que se reduzcan las diferencias entre nuestras provincias.

Antes de concluir Guadagni señala que las leyes apoyan este crecimiento, estableciendo la obligatoriedad educativa desde edades más tempranas. “Es muy importante cumplir con todas las leyes educativas y sus artículos, ya que nos indican correctamente el camino hacia la mejora educativa”, finaliza.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.