Revelaciones de prensa sobre la larga operación anti-CPI de los servicios israelíes

Israel ha puesto en marcha un auténtico sistema para impedir cualquier procesamiento por parte del Tribunal Penal Internacional contra dirigentes políticos y militares israelíes durante casi diez años, aseguran el diario británico The Guardian y el sitio web de investigación israelí +972 Magazine.

Con nuestra corresponsal en La Haya, Stéphanie Maupas

Israel, que no es miembro del Tribunal, siempre ha rechazado su jurisdicción. Pero sus dirigentes siguen expuestos a ser juzgados por crímenes cometidos dentro de los Territorios Palestinos.

Hace diez días, el fiscal del Tribunal, Karim Khan, pidió a los jueces que emitieran órdenes de detención contra el Primer Ministro Benjamin Netanyahu y el Ministro de Defensa Yoav Galland. En otra petición, el magistrado apunta a tres altos cargos de Hamás por el atentado del 7 de octubre y la toma de rehenes en particular.

Según estas revelaciones, el Shin Bet, el Mossad y el ejército llevan casi diez años realizando una operación anti-CPI. Aunque se conocía la existencia de presiones del Estado hebreo sobre el Tribunal, y varias fuentes confirman los hechos, la envergadura del sistema denunciado da vértigo.

Los israelíes se mostraron preocupados cuando los palestinos intentaron por primera vez remitir su caso a la Corte en 2009. Pero esta preocupación aumentó cuando el Estado de Palestina se convirtió en miembro de la CPI en 2015.

Además, miembros de ONG palestinas que cooperaban en la investigación habrían sido intimidados en suelo holandés. Y según nuestras fuentes, otros funcionarios del Tribunal, incluidos jueces, fueron objeto de intimidaciones.


Leer más sobre RFI Español

Leer tambien:
Franja de Gaza: todos los hospitales de Rafah, bombardeados sin tregua, están ya fuera de servicio