Revés de la derecha de Salvini en las elecciones municipales italianas

·5  min de lectura
Enrico Letta fue primer ministro de Italia entre 2013 y 2014 y uno de los fundadores del Partido Democrátivo
AFP

ROMA.- Un revés para la derecha de Matteo Salvini y Giorgia Meloni y una victoria para la centroizquierda, en especial, para el Partido Democrático (PD) liderado por el ex premier, Enrico Letta. Tal fue el resultado de las elecciones municipales parciales que se celebraron este domingo y lunes en Italia, que significaron un test para las principales fuerzas políticas.

Milán, Nápoles y Boloña, tres de las ciudades más importantes en juego en estos comicios, en efecto, fueron conquistadas en el primer turno por la centroizquierda, que intentará quedarse también con Roma y Turín en un ballottage que tendrá lugar en dos semanas.

Una guerra entre cocaleros convulsiona el clima político en Bolivia

Marcadas por una de las afluencias más bajas de la historia (54,7%), los comicios también significaron un nuevo golpe para el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E), el partido de mayoría relativa en el Parlamento y ganador de las elecciones de 2018, hoy liderado por el expremier Giuseppe Conte.

El M5E se vio fagocitado primero por la Liga de Matteo Salvini, con quien formó gobierno (el Conte 1) en 2018 y luego por el PD (con quien pasó a gobernar en el Conte 2 en 2019). Pero a mediados de 2016 se encontraba en fuerte ascenso, cuando conquistó no solo Roma, la capital, todo un golpe, de la mano de Virginia Raggi, sino también Turín, con Chiara Appendino. Pese a pocas chances de victoria cinco años después, debido a una gestión catastrófica de la ciudad eterna, marcada por la degradación, la imposibilidad de resolver la endémica cuestión de la recolección de basura y el agravamiento de la situación con la aparición de familias de jabalíes en diversos barrios, Raggi volvió a ser candidata.

Roberto Gualtieri, candidato a la alcaldía de Roma
TIZIANA FABI


Roberto Gualtieri, candidato a la alcaldía de Roma (TIZIANA FABI/)

Tal como preveían los sondeos, aunque, según datos aún no definitivos, cosechó un 20% de los votos -nada mal visto el desastre, según datos parciales- no llegó al ballottage, que en cambio protagonizarán en dos semanas Enrico Michetti (31%) -el candidato de la coalición de derecha- y el exministro de Economía Roberto Gualtieri (26%), del PD. Los votos obtenidos por la lista independiente del exministro del PD, Carlo Calenda (18%), serán esenciales en el segundo turno, en el que Gualtieri aparece como el favorito. De hecho, Conte, líder del M5E, hizo entender que aconsejará votar por él. “No iremos con la derecha”, adelantó.

En Turín, donde Appendino ni siquiera se presentó y la candidata del M5E alcanzó apenas un 10%, habrá ballottage entre Stefano Lo Russo (43%), candidato de la centroizquierda y Paolo Damilano (39%), de centroderecha.

El triunfo de la centroizquierda en Milán, capital financiera de Italia y ciudad inmersa en una región que es bastión de la Liga y cuna de su líder, Matteo Salvini, fue la puñalada más fuerte para la derecha. Allí, el actual alcalde, Beppe Sala, fue reelecto en el primer turno, al ganarle con el 56% al candidato de la derecha, el desconocido pediatra Luca Bernardo. “La centroizquierda nunca había ganado en el primer turno en Milán. La derecha es fuerte hasta que la mirás de cerca y entonces descubrís sus debilidades”, dijo Sala, en su discurso de la victoria.

Bocanada de oxígeno

En Boloña y Nápoles también lograron ganar en primera vuelta los candidatos de la centroizquierda, Matteo Lepore (62%) y Gaetano Manfredi (64%), respectivamente. Se trató de una gran bocanada de oxígeno para la centroizquierda, sobre todo después de que la Liga obtuviera el 34% de los votos en las elecciones europeas de 2019 y que posteriores sondeos indicaran que este partido soberanista como el primero del país, con el 20% de los consensos. En este sentido, para la derecha el premio consuelo resultó ganar en Calabria, región que elegía nuevo gobernador.

Evidentemente golpeado y mientras todos los analistas subrayaban el enorme error de campaña realizado por la derecha, que hasta el final se mostró dividida y no logró sacar a la luz a aspirantes a alcalde carismáticos, Salvini hizo autocrítica: “Hemos elegido a los candidatos demasiado tarde”, admitió, al destacar, por otro lado, que el resultado de estas elecciones no iba a tener repercusiones sobre el actual gobierno de unidad de Mario Draghi, que la Liga, pese a las constantes críticas, sostiene.

Salvini volvió a reclamar adelantar las elecciones
Salvini volvió a reclamar adelantar las elecciones


El líder de derecha Matteo Salvini

Salvini no aludió al escándalo que lo golpeó en forma directa en la última semana, cuando Luca Morisi, su jefe de comunicación y padre de la denominada “bestia”, la maquinaria que lo hizo ganar adeptos en redes sociales, quedó envuelto en un festín de droga y sexo con escorts rumanos, por el que está siendo indagado.

Su rival dentro de la coalición de derecha, Giorgia Meloni, líder de Hermanos de Italia, que demostró que sigue teniendo predicamento en Roma, también se vio salpicada por una investigación que sacó a la luz una presunta financiación ilícita de su partido y actitudes neonazis y fascistas de algunos de sus miembros.

Hallan 11 cuerpos cerca de Baleares, un nuevo punto caliente de las migraciones

“Hemos demostrado que se le puede ganar a la derecha”, se mostró exultante el expremier Enrico Letta, líder del PD, partido hasta hace poco víctima de terribles divisiones internas, que logró un resultado mucho mejor que lo esperado con las victorias en el primer turno de Milán, Nápoles y Boloña. “La centroderecha no existe más porque ya no existe su aglutinador (Silvio) Berlusconi. Este es el dato que surgió”, agregó Letta, en un dardo a su gran enemigo, Salvini.

“Esta gran victoria del PD y de la centroizquierda refuerza a Italia y al gobierno: hemos vuelto a estar en sintonía con el país. Ganamos si se amplía la coalición, también más allá del PD”, también dijo el expremier, que al margen de apoyar a Draghi, sostiene la alianza de su partido con otras fuerzas de centroizquierda y con el M5E de Conte. En otra batalla de tipo personal, Letta también logró conquistar en Siena un escaño de la Cámara Baja que había quedado vacante.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.