Reunión urgente de parlamento en Tailandia por protestas

TASSANEE VEJPONGSA
·2  min de lectura
Las protestas en Bangkok, Tailandia, el 26 de octubre del 2020. (AP Photo/Gemunu Amarasinghe)
Las protestas en Bangkok, Tailandia, el 26 de octubre del 2020. (AP Photo/Gemunu Amarasinghe)

BANGKOK (AP) — El parlamento de Tailandia sostuvo el lunes una sesión especial en medio de masivas protestas que exigen la renuncia del primer ministro, reformas constitucionales y cambios al sistema monárquico.

En medio del debate, las protestas iban a continuar y se programó una marcha por el centro de Bangkok hacia la embajada alemana, en un intento por llamar la atención al tiempo que el rey Maha Vajiralongkorn pasa en Alemania.

Las críticas a la monarquía entre los manifestantes es algo inédito en un país donde la realeza es venerada incuestionablemente. Además han provocado contraprotestas por parte de sectores promonárquicos, lo que eleva la amenaza de enfrentamientos.

El titular de la Cámara de Diputados Chuan Leekpai, en la sesión del parlamento, advirtió que la reunión no era para hablar del rol de la monarquía.

Al inaugurar la reunión, el primer ministro Prayuth Chan-ocha declaró que el gobierno está consciente de que son momentos de cambio impulsados por las nuevas tecnologías.

“Pero debemos admitir que en Tailandia, millones o decenas de millones de ciudadanos no desean que el cambio ocurra por el caos”, declaró Prayuth Chan-ocha en referencia a los distintos puntos de vista entre los alzados. “Cada quien tiene sus propias creencias”.

Llamó al parlamento a “usar su creatividad para lograr un equilibrio” entre los puntos de vista contradictorios.

Prayuth, quien lideró un golpe de estado militar en el 2014, es detestado por los manifestantes quienes denuncian que ganó las elecciones del año pasado haciendo trampa ya que las leyes habían sido modificadas para favorecer al partido promilitar. Los descontentos además denuncian que la constitución, promulgada bajo régimen militar, es antidemocrática.

En medio del día, los manifestantes, liderados por activistas estudiantes, marcharon hacia la embajada alemana. La policía les advirtió que si no se dispersaban estarían violando la prohibición sobre concentraciones ilegales.