Reunión de Fernández y Biden en Washington se posterga

·3  min de lectura

BUENOS AIRES (AP) — La reunión bilateral del presidente de Argentina, Alberto Fernández, y su par de Estados Unidos, Joe Biden, prevista para el 26 de julio en Washington fue postergada sin nueva fecha debido al cuadro de coronavirus que cursa el mandatario norteamericano.

El embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, dijo el viernes a The Associated Press que la Casa Blanca le había llamado en horas de la mañana para avisarle de la postergación del encuentro programado para el martes próximo, sin detallar en qué fecha podría celebrarse.

“No me lo pueden precisar porque la Casa Blanca tiene su propio protocolo sanitario; van a esperar a que el presidente Biden tenga dos tests negativos y eso es incierto”, dijo el embajador.

Argüello indicó que, por motivos de seguridad, durante la jornada se mantendrá un “reconocimiento de terreno” en la sede del gobierno en Washington, lo que le indica que la reunión se llevará a cabo en cuanto Biden se recupere.

El mandatario, quien tiene síntomas leves de la enfermedad, permanecerá aislado, aunque trabajando, durante al menos cinco días.

La reunión era seguida con expectativa en Buenos Aires. Se iba a tratar de la primera cara a cara entre ambos después de los intercambios que mantuvieron en distintos foros y cumbres internacionales

Se esperaba que Fernández conversara con su par estadounidense sobre el acuerdo suscrito entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional en marzo para refinanciar una deuda de unos 45.000 millones de dólares y las obligaciones que ese pacto conlleva para el país sudamericano, como una reducción de gasto público, lo que es resistido por organizaciones sociales y sindicatos y un ala del gobierno más izquierdista.

Según Argüello, la ministra argentina de Economía, Silvina Batakis, integrante de la comitiva que iba a acompañar a Fernández, cumplirá su plan original de trasladarse a Washington, a donde llegará el domingo para reunirse al día siguiente con la titular del FMI, Kristalina Georgieva.

Luego lo hará con funcionarios del Tesoro, del Banco Mundial y con directivos de Google, Chevron, Apple y General Motors, entre otras empresas. El martes emprenderá el regreso a Buenos Aires.

Batakis asumió el cargo el 4 de julio, luego de que Martín Guzmán renunció en medio de una fuerte disputa en el gobierno sobre la gestión económica que generó un distanciamiento entre Fernández y la vicepresidenta y exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

La llegada de Batakis al Ministerio de Economía ha abierto el interrogante de si el rumbo económico seguirá transcurriendo bajo las metas pactadas con el Fondo en el marco del acuerdo de refinanciación de la deuda.

Ese pacto es considerado inevitable por Fernández, pero es rechazado por la vicepresidenta, quien cuestiona las políticas de ajuste del organismo.

La ministra de Economía ha dicho recientemente que en cada revisión trimestral de las metas acordadas con el FMI “seguramente habrá algunas modificaciones (al programa) porque el mundo está cambiando continuamente, hoy más que nunca por el tema de la guerra” entre Rusia y Ucrania.

El FMI pactó con Argentina una meta de déficit fiscal primario del 2,5% del Producto Interior Bruto (PIB) para 2022 y una reducción del financiamiento monetario al 1%.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.