La reunión entre Biden y AMLO en Washington estuvo marcada por la migración fronteriza

·5  min de lectura
REUTERS - KEVIN LAMARQUE

Este martes el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunió en Washington con su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para discutir principalmente sobre migración y los desafíos entorno a ella. En el marco de la grave situación en la frontera común, que alberga una cantidad récord de indocumentados, ambos mandatarios también trataron la cuestión de los recientes casos de tráfico de personas.

El encuentro, que duró aproximadamente media hora, fue celebrado en el Despacho Oval de la Casa Blanca y comenzó con el presidente Biden expresando: “No sugiero que no tengamos problemas, porque si los tenemos. Lo que hay es que tener paciencia”.

Este es el segundo encuentro en persona que tienen ambos presidentes y es la primera vez que se ven las caras luego de la negativa de López Obrador a acudir a la IX Cumbre de las Américas en forma de protesta por la exclusión de Venezuela, Cuba y Nicaragua del evento.

Propuestas y exigencias de México

El presidente Andrés Manuel López Obrador le propuso a Biden “permitir la llegada a Estados Unidos de obreros, técnicos y profesionales de distintas disciplinas, mexicanos y centroamericanos, con visas de trabajo temporales”.

Además, el mexicano le recordó el compromiso pendiente de impulsar la reforma migratoria, que está estancada en el Congreso, y que tiene como objetivo regularizar a aproximadamente 11 millones de indocumentados presentes en el país.

"Lo digo de manera sincera y respetuosa. Es indispensable para nosotros regularizar y dar certeza a los migrantes que durante años han vivido y trabajado de manera muy honesta y también están contribuyendo al desarrollo de esta gran nación”, manifestó López Obrador.

Por otro lado, planteó la posibilidad de ampliar el abastecimiento de gasolina de su país hacia Estados Unidos, poniendo a la orden más de 1.000 gaseoductos mexicanos como medida alternativa para los ciudadanos estadounidenses que viajan a México para comprar gasolina por los altos precios que enfrentan en su país.

Otra de las exigencias fue suspender algunos aranceles que se le aplican a México a pesar del Tratado de Libre Comercio entre los dos países y donde también participa Canadá.

Asimismo, invitó al presidente Biden a crear un plan de inversión pública y privada que les permita eliminar las importaciones provenientes de otros países, en especial de China.

Estados Unidos, con pocas soluciones

El presidente Biden calificó el fenómeno de la migración como un “desafío hemisférico” y reiteró que su país “está liderando el camino para crear oportunidades de vías legales”. Puso como ejemplo la emisión récord de 300.000 visados para trabajadores mexicanos durante el 2022.

Con el objetivo de frenar la migración irregular, se comprometió a “duplicar” las visas temporales para los centroamericanos durante el próximo año fiscal.

Para luchar contra el tráfico de personas, el mandatario estadounidense recordó que fueron destinados 3.400 millones de dólares con el fin de fortalecer la frontera, mejorar la infraestructura de los pasos fronterizos y frenar el contrabando de drogas.

Biden también resaltó las buenas relaciones bilaterales y aseguró que a pesar de los “titulares exagerados” de los medios de comunicación”, los dos países continúan manteniendo una relación “fuerte y productiva”.

AMLO llegó a Washington el lunes; antes que con Biden, se reunió con la vicepresidenta Harris

El presidente de México se hospeda en un hotel de Washington desde su llegada el lunes. Allí, fue recibido por decenas de mexicanos que se acercaron a expresarle su apoyo. Además, estuvo presente un grupo de mariachis, quienes le cantaron una serenata. El mandatario desde una ventana del edificio, se comprometió a promover el respeto a los derechos humanos de los migrantes. Durante la jornada del lunes, visitó los memoriales de Franklin Delano Roosevelt y Martin Luther King.

El martes por la mañana, antes de su encuentro con Biden, se reunión con la vicepresidenta Kamala Harris, quien fue encargada por Biden para abordar la pobreza, la violencia y el cambio climático, en especial en América Central, con el objetivo de encontrar soluciones a los problemas que generan que las personas tomen la decisión de migrar.

Durante el encuentro, conversaron sobre la “cooperación de asistencia para el desarrollo” que acordaron los dos países durante una visita de Harris a Ciudad de México en junio de 2021, cuando firmaron un memorando de entendimiento con el compromiso de contener la migración centroamericana a través del mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos, entre otros acuerdos.

Los dos Ejecutivos acordaron reactivar el Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN), que había sido suspendido por el expresidente Donald Trump y que funciona como un apoyo para los mecanismos de inversión del Tratado de Libre Comercio para Norteamérica (T-MEC).

“Estoy muy contento de este encuentro. Ella es nuestra amiga, pero además es una mujer con principios, honesta, partidaria de la igualdad. Felicito al pueblo estadounidense por contar con una vicepresidenta de primera categoría” puntualizó el presidente de México.

Se espera que para el miércoles López Obrador realice un encuentro con empresarios, para luego tomar el vuelo de regreso a su país.

La migración

Este año se ha visto un aumento dramático en las cifras migratorias: en el mes de mayo del 2021, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos arrestó a aproximadamente a 18.000 migrantes mexicanos, mientras que este año, durante el mismo, mes la cifra ascendió a 70.000.

Las autoridades atribuyen el crecimiento de las cifras a que en estos momentos hay muchas más personas desplazadas en el mundo que en ningún otro momento desde la Segunda Guerra Mundial por la llegada de inmigrantes de Cuba, Venezuela, Nicaragua, Rusia y Ucrania.

Mientras tanto, condados texanos de Estados Unidos como Kinney, Uvalde, Goliad, Burnet y Medina, han realizado llamados al gobernador de Texas, Greg Abbott, a declarar legalmente como “invasión” la llegada de los migrantes, como parte de un movimiento que alega que la Constitución de EE. UU. ofrece una base legal a los estados para invocar los poderes de guerra.

Desde el pasado 7 de julio, el gobernador autorizó a través de una orden ejecutiva a la Guardia Nacional y al Departamento de Seguridad Pública (DPS) a regresar a los puertos de entrada a las personas que sean detenidas, poniendo a prueba los límites de la autoridad estatal en esta materia.

Sin embargo, ninguna de las medidas que han venido aplicando las autoridades de los dos países han socavado la determinación de miles de migrantes de continuar movilizándose hacia la frontera con la esperanza de pasar hacia Estados Unidos y darles una mejor calidad de vida a sus familias.

Con información de Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.