Retrasos y cancelaciones de vuelos por el COVID-19 persisten en el último día de 2021

·2  min de lectura

Por Kanishka Singh

31 dic (Reuters) - Miles de vuelos dentro de Estados Unidos y a nivel internacional fueron retrasados o cancelados a primera hora del viernes, sumándose a las interrupciones de los viajes durante la semana de fiestas debido a las condiciones meteorológicas adversas y al aumento de los casos de la variante ómicron del coronavirus.

A primera hora del viernes se habían cancelado más de 2.400 vuelos en todo el mundo, incluidos más de 1.100 dentro de Estados Unidos o que entraban o salían de este país, según el sitio web de seguimiento de vuelos FlightAware.com. En total se produjeron casi 4.000 retrasos en todo el mundo.

Las vacaciones de Navidad suelen ser una época de máxima afluencia de viajes en avión, pero la rápida propagación de la variante ómicron, altamente transmisible, ha provocado un fuerte aumento de las infecciones por COVID-19, lo que ha obligado a las compañías aéreas a cancelar vuelos al tener pilotos y tripulaciones en cuarentena.

La repentina llegada de ómicron ha hecho que se alcancen cifras récord de casos en países de todo el mundo. Las agencias de transporte de todo Estados Unidos están suspendiendo o reduciendo sus servicios debido a la escasez de personal por el COVID-19, mientras la variante ómicron se extiende por todo el país.

El jueves, por segundo día consecutivo, Estados Unidos registró un número récord de nuevos casos notificados según un promedio de siete días, con más de 290.000 nuevos contagios diarios, de acuerdo a un recuento de Reuters, mientras las autoridades estadounidenses sopesan el impacto de la variante ómicron.

El estado de Nueva York, en particular, informó el jueves de más de 74.000 casos de COVID-19 en más de 336.000 exámenes, con una tasa de positividad del 22%, dijo la gobernadora Kathy Hochul. Nueva York dijo la semana pasada que limitará drásticamente el número de personas permitidas en Times Square para la celebración del Año Nuevo. Sin embargo, algunos críticos han expresado su preocupación por el hecho de que las celebraciones sigan adelante, dada la elevada tasa de positividad.

Los tripulantes de cabina, los pilotos y el personal de apoyo de las aerolíneas estadounidenses son reacios a hacer horas extras durante la temporada de viajes navideños, a pesar de las ofertas de fuertes incentivos económicos. Muchos trabajadores temen contraer el COVID-19 y no ven con buenos ojos la perspectiva de tener que lidiar con pasajeros revoltosos, han dicho algunos sindicatos de aerolíneas.

En los meses anteriores a las fiestas de fin de año, las aerolíneas estaban buscando acuerdos con los trabajadores para garantizar una plantilla estable, después de haber suspendido o despedido a miles de personas en los últimos 18 meses mientras la pandemia paralizaba el sector.

(Reporte de Kanishka Singh en Bangalore; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.