Retorno. Mauricio Macri prepara su gira por el interior y envía señales internas

Matías Moreno
·5  min de lectura
Mauricio Macri
archivo

Entusiasmado con su retorno al centro de la escena, Mauricio Macri continuará con su raid mediático durante los próximos días, mientras se prepara presentar a mediados de abril su libro Primer Tiempo en Córdoba, Santa Fe o Mendoza y otros distritos del interior del país.

En el entorno de Macri se envalentonan con las repercusiones de la reaparición pública del fundador de Pro. “Demostró que no está muerto en política”, dice uno de los dirigentes de confianza del exmandatario. En primer lugar, destacan el nivel de convocatoria que tuvo el evento de lanzamiento de sus memorias. Ese día Macri reunió a casi todos los caciques de Juntos por el Cambio: estuvieron desde Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal hasta Patricia Bullrich, y referentes de las distintas ramas de la UCR, como Alfredo Cornejo, Martín Lousteau y Mario Negri, y emisarios de la CC, como Maximiliano Ferraro. “Está con muchas pilas y quedó muy conforme por el evento. ¿Quién puede reunir a todos los referentes de Juntos por el Cambio? Mauricio tiene otro estatus”, afirma uno de los colaboradores del expresidente.

“Efecto Soria”: el Gobierno perdió los dos tercios para nombrar jueces claves

Pese al traspié viral en la última reunión vía Zoom de Juntos por el Cambio, cerca de Macri notan algunos síntomas positivos del retorno del exjefe del Estado al centro del ring. En las oficinas que el expresidente alquiló en Olivos tras su salida del poder se entusiasmaban con el rating que tuvo la entrevista que concedió Macri el martes pasado a LN+ y el “furor” por Primer Tiempo en las librerías -vendió más de setenta mil ejemplares en la primera semana-. También perciben un creciente interés de dirigentes de Juntos por el Cambo e intendentes de Pro por reunirse con Macri y difundir las fotos de esos encuentros. “Hace un año era mala palabra y ahora piden juntarse con él”, dice un dirigente leal al expresidente.

Mauricio Macri en LN+
Mauro Alfieri / LA NACION


Mauricio Macri en LN+ (Mauro Alfieri / LA NACION/)

En su vuelta a la primera línea de batalla, Macri se muestra cauto respecto de su futuro político. Ratifica que no será candidato este año, pero elude una definición concreta sobre si estaría dispuesto a volver a pelear por la presidencia en 2023. “A Macri no le gusta perder a nada”, opina una exfuncionaria de Cambiemos. Los allegados del expresidente solo descartan que busque ser diputado o senador dentro de dos años. “Él no sabe qué va a hacer ni qué quiere, pero tiene claro que sin 2021, no hay 2023”, cuenta un dirigente que habla con frecuencia con el exmandatario.

Mientras Macri amaga con anotarse para jugar el “segundo tiempo”, algunos aliados ya le bajaron el pulgar. Los radicales Gerardo Morales y Cornejo avisaron que no apoyarían una eventual candidatura de Macri en 2023. Larreta y Lousteau no lo ven con intenciones de volver a la Casa Rosada.

En la intimidad Macri insiste en que Juntos por el Cambio debe ampliarse para tener chances de “frenar” al kirchnerismo en las legislativas. Está convencido de que, si el Frente de Todos se impone en los próximos comicios, la vicepresidenta Cristina Kirchner buscará “cambiar el sistema electoral” y “reformar” la Justicia. Quienes lo frecuentan afirman que está “tranquilo” respecto de su situación judicial, pero que le preocupan los expedientes que impactan en su familia.

Su rol

Sin tener aún un rol definido para la campaña, Macri pretende promover nuevos liderazgos y dirigentes jóvenes, como Darío Nieto, su secretario privado. Por eso, incidirá en el armado de las listas en los distritos para ubicar a sus alfiles. Promete mantener una postura “ecuánime” frente a disputas como la que protagonizan Rodríguez Larreta y Bullrich por la confección de las nóminas en la Ciudad, pero promueve las internas para dirimir las diferencias. “Si Horacio y Patricia no se ponen de acuerdo, que vayan a las PASO”, repiten cerca de Macri. En el larretismo creen que una contienda interna provocaría un desgaste innecesario en el espacio en contexto complejo por la pandemia y la crisis.

Macri y Larreta, quienes se volvieron a mostrar juntos en una actividad de gestión, dialogan asiduamente. El alcalde busca alejar a Juntos por el Cambio de los extremos del macrismo duro para ampliar la coalición, pero sabe que necesitará el apoyo del expresidente, que dejó el poder con el 41% de los votos, para pelear por la presencia en 2023.

PAMI: Intiman a jubilarse a empleados de 65 años y los sindicatos se enfrentan a la medida

Las charlas son más esporádicas con Vidal, otra aspirante a la presidencia dentro del conglomerado opositor. “Está un poco distanciada de todos”, dicen cerca del fundador de Pro. Días atrás, Macri almorzó con Marcos Peña, exjefe de Gabinete, a quien defendió con en su libro de memorias. A Peña, dicen los colaboradores de Macri, lo ven corrido de la política y enfocado en su trabajo como consultor. Fernando De Andreis y Nieto son los principales asesores de Macri en el llano -lo acompañarán en la gira por el interior-. El expresidente también tiene trato frecuente con Bullrich, Miguel Ángel Pichetto y Hernán Lombardi, pero por ahora nadie ocupa en la mesa chica de Macri el rol que tenía Peña.

Cerca del exmandatario aseguran que recompuso su vínculo con Elisa Carrió, quien no asistió a la presentación de su libro con la excusa del coronavirus. Sin embargo, aún no está previsto un reencuentro entre ambos ni una visita a la chacra de la líder de la CC en Exaltación de la Cruz.

Rogelio Frigerio, exministro del Interior, tampoco fue al lanzamiento de Primer Tiempo. Dijo que estaba en Entre Ríos, donde planea competir en las próximas legislativas. Si Macri lleva su producción a ese distrito, el exfuncionario se comprometió a asistir al evento. Con Emilio Monzó, quien pidió “jubilar” al expresidente y trabaja en tándem con Larreta y Lousteau para llevar a Juntos por el Cambio hacia el centro, la relación está lejos de recomponerse.

En cambio, Macri mantiene el nexo con Lousteau, otros de sus críticos dentro de Juntos por el Cambio. El líder de Evolución había generado la reacción del ala dura de Pro cuando dijo que el principal legado de Macri había sido terminar su mandato. Con Lousteau aclararon el tema -el economista le dice “presidente” cuando le escribe por chat- en privado. Es más, el senador le reprochó no haber apostado por la legalización del aborto durante el debate que impulsó en 2018: “Hubiese sido parte de tu legado”, le dijo. Macri, aseguran en su entorno, valora la figura del economista.