El retorno del catalán Antoni Gutiérrez Rubí a la campaña del kirchnerismo y la narrativa del “sí”

·4  min de lectura
El consultor catalán Antoni Gutiérrez Rubí
El consultor catalán Antoni Gutiérrez Rubí

Algunos leen su presencia en este nuevo tramo de la campaña como un aporte del tigrense Sergio Massa al Frente de Todos. Otros remarcan que antes ya había trabajado con Cristina Kirchner, e incluso con otros dirigentes del peronismo, como el intendente Fernando Espinoza. De todas formas, la presencia del consultor político catalán Antoni Gutiérrez Rubí en las mesas políticas del Frente de Todos es un hecho que ya produjo efectos en la comunicación del Gobierno y sus candidatos, con el fin de mejorar los resultados que mostraron las urnas el 12 de septiembre pasado.

“Le digo que sí al trabajo; y le digo que no a la especulación” , dijo esta tarde el presidente Alberto Fernández en el cierre de la convención anual de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), donde quedó clara la influencia ascendente del asesor catalán en el discurso del jefe de Estado.

Cultor del perfil bajo y con el foco puesto en “lo positivo”, Gutiérrez Rubí ya fue presentado como uno de los cerebros detrás del nuevo diseño de campaña del Frente de Todos la semana pasada en el Centro Cultural C, el predio de la calle Corrientes que funciona como epicentro de la comunicación partidaria del oficialismo.

El concepto que quiere imprimir el catalán a la nueva campaña ya fue incorporado a la narrativa oficial. “Se trata de usar la alusión al “sí” como demostración de optimismo y por ende un contraste con la actitud de la oposición, que viene con todas propuestas por la negativa”, dijo al respecto un dirigente partidario a LA NACION.

La línea discursiva que bajó el consultor catalán es hacer énfasis en el "sí" como símbolo de las propuestas
La línea discursiva que bajó el consultor catalán es hacer énfasis en el "sí" como símbolo de las propuestas


La línea discursiva que bajó el consultor catalán es hacer énfasis en el "sí" como símbolo de las propuestas

La línea del “sí” ya fue difundida por algunos diputados del oficialismo después de que la oposición no diera el quórum esta mañana para votar la Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos. Este intento comunicacional del Frente de Todos por mejorar la performance en las urnas el 14 de noviembre implica dejar atrás el eslogan “La vida que queremos”, que había sido diseñado por el consultor Juan Courel, y comenzar a transmitir las idea de “cercanía” y “escucha” después de la derrota.

En línea con estas bajadas, el Presidente ya se dedicó a decir que “nada es más importante que escuchar al pueblo” y que “escuchará las demandas de la sociedad”. También se mostró en los encuentros “cara a cara” con un anotador. Tomar nota es otro de los consejos que emitió el consultor catalán.

Aunque ya había trabajado en la consultoría política para algunos intendentes del conurbano bonaerense, una de las primeras experiencias relevantes de Gutiérrez Rubí en Argentina fue con Cristina Kirchner, para las elecciones legislativas de 2017. Sin fueros, con un frente judicial cada vez más hostil, y con el peronismo dividido, la expresidenta escuchaba desde el llano los consejos del consultor catalán, que diseñó el primer tramo de la campaña de Unidad Ciudadana, el partido fundado entonces para enfrentar al macrismo en el poder y que hoy forma parte del Frente de Todos.

Cristina Kirchner, el martes pasado, en el lanzamiento de su espacio Unidad Ciudadana
Cristina Kirchner, el martes pasado, en el lanzamiento de su espacio Unidad Ciudadana


Cristina Kirchner, en el lanzamiento de su espacio Unidad Ciudadana

En esa campaña hacia las PASO Cristina apelaba a las consignas de unidad (”unir a los argentinos”) con un tono moderado y “looks” más modestos y formas distintas a las del peronismo tradicional. Había quienes habían relacionado las formas promovidas por el consultor catalán a las del gurú del macrismo Jaime Durán Barba. Después del resultado de las primarias, Gutiérrez Rubí dejó de trabajar con la entonces candidata a senadora, que giró nuevamente hacia un tono más radicalizado y menos conciliador.

Y Gutiérrez Rubí se volvió un contacto frecuente del entonces líder del Frente Renovador, Sergio Massa. Cerca del tigrense dicen que se conocieron a través de un amigo español que tienen en común. Desde entonces, Gutiérrez Rubí lo asesoró, se mantuvo cerca de las filas del Frente de Todos, y estuvo en el búnker de la calle Corrientes la noche del triunfo de la fórmula Fernández- Fernández. Otro de los ejes que propone el consultor catalán a la imagen del tigrense es el concepto de proponer medidas de alivio fiscal para la clase media, uno de los sellos que Massa intenta imprimirle a su impronta como accionista del Frente de Todos.

Gutiérrez Rubí se mueve con holgura entre su ciudad, Barcelona, y varios destinos de América Latina. Además de la Argentina, a donde suele viajar cada dos meses, trabajó como consultor político en República Dominicana, Ecuador y Chile, donde suele publicar artículos en medios de comunicación.

Después de la derrota de las PASO, el consultor viajó a Buenos Aires y desde entonces tiene un raid de reuniones con los socios accionistas del Frente de Todos. Algunas fueron con el Presidente en la Casa Rosada, confirmaron fuentes de Presidencia a LA NACION. De esos encuentros Alberto Fernández tomó el concepto de “escuchar” (una de las máximas de la nueva campaña del oficialismo) y de “tomar nota”. Otro de los encuentros fue con la vicepresidenta Cristina Kirchner, confirmaron fuentes de su entorno, y otro, entre el raid de reuniones que tiene por estas horas, antes de dejar el país, con los candidatos del espacio por la Ciudad de Buenos Aires y por la Provincia de Buenos Aires en el “C”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.