Se retomaron las negociaciones por la ley impositiva bonaerense

Gabriel Sued

Axel Kicillof

Después de un fin de semana de hostilidades, el gobierno de Axel Kicillof y la oposición en la provincia de Buenos Aires retomaron ayer las negociaciones por el tratamiento de la ley impositiva. Hubo contactos telefónicos y un compromiso mutuo de reiniciar el diálogo cara a cara en los próximos días.

Aunque todavía muestran posiciones difíciles de conciliar, en el oficialismo bonaerense respiran con algo más de alivio y proyectan una sesión para los últimos días de la semana que viene. La principal diferencia sigue siendo el aumento del impuesto inmobiliario rural, del 75 por ciento para el extremo más alto de la pirámide. Unos 300 propietarios, según los cálculos de la gobernación. En la oposición también cuestionan el alcance de la suba del inmobiliario urbano.

El oficialismo reordenó su estrategia ayer, en un encuentro que mantuvieron Kicillof y los principales referentes legislativos del Frente de Todos, en la sede de la gobernación. Estuvieron la presidenta del Senado, la vicegobernadora Verónica Magario; el presidente de la Cámara de Diputados, Federico Otermín; los jefes de bloque Facundo Tignanelli (Diputados) y Gervasio Bozzano (Senado); la ministra de Gobierno, Teresa García, y el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa.

El primer paso de esa hoja de ruta es retomar la negociación que estalló horas antes de la sesión del viernes pasado. El gobernador quiere que se les dé a las conversaciones un marco institucional, es decir que se priorice como interlocutores a los jefes de las bancadas de Juntos por el Cambio en las dos cámaras, Roberto Costa (Senado) y Maximiliano Abad (Diputados), ambos de pertenencia radical pero ligados a María Eugenia Vidal.

El encuentro podría concretarse pasado mañana, confirmaron fuentes de los dos sectores. El mismo jueves, además, Kicillof recibirá a los intendentes de Juntos por el Cambio. La reunión fue organizada con anterioridad, cuando el conflicto por la ley impositiva no figuraba en la agenda. Pero en la gobernación no descartan que el tema también se discuta en ese ámbito. "A muchos de los intendentes les interesa que salga la ley porque los ingresos son coparticipables", dijo un dirigente de peso del Frente de Todos.

La apuesta principal del gobierno bonaerense es sostener el acuerdo que Kicillof había alcanzado con Vidal y que implicaba, cuentan en el oficialismo, apoyar la lista que definiera la exmandataria para la designación de dirigentes opositores en organismos de control, unos 25 cargos. En el entorno del gobernador se muestran, en cambio, muy enojados con el intendente de Vicente López, Jorge Macri, al que identifican como referente de un ala dura de Juntos por el Cambio. "Necesitamos que unifiquen la interlocución", renegaban anoche cerca de Kicillof.

Si la oposición está dispersa, ¿por qué el oficialismo no aprovecha y acuerda con el sector dialoguista? La clave reside en que Juntos por el Cambio controla 26 de los 46 senadores bonaerenses. Cuando, en marzo, el gobierno de la provincia requiera dos tercios para aprobar una autorización para endeudarse, va a necesitar de un nuevo acuerdo político. Ante ese escenario, en el Frente de Todos entienden que la única estrategia viable es alcanzar un pacto de gobernabilidad con un sector amplio de la oposición.

De todos modos, advierten en el oficialismo, están dispuestos a apelar a una táctica de coyuntura y convencer a algunos senadores sueltos para aprobar el paquete impositivo la semana que viene.

Intendentes de Cambiemos piden "flexibilidad"

Mientras los legisladores de Juntos por el Cambio mantienen su rechazo a aprobar la ley impositiva presentada por Axel Kicillof, el intendente radical de San Isidro, Gustavo Posse, pidió "flexibilidad" a la oposición. "No se puede dejar sin la herramienta de la ley impositiva a un gobierno. Tiene que haber flexibilidad por parte del nuevo gobierno y también flexibilidad y apoyo por parte de todos los legisladores", declaró Posse, quien junto a Emilio Monzó apadrina un bloque de diputados que rompió con Cambiemos.

En otro tono, los intendentes macristas Guillermo Montenegro (General Pueyrredón) y Diego Valenzuela (Tres de Febrero) dijeron que se debe acompañar la "gobernabilidad", más allá de la discusión por algún artículo de la ley.