El reto de vencer el hermetismo ruso y enseñar flamenco en Rusia

Moscú, 3 sep (EFE).- "A mí me alienta, me enamora la dificultad", afirma a Efe Luis Guillermo Cortés Fajardo, presidente de la Escuela de Flamenco de Andalucía (EFA), institución que ha desembarcado en Moscú para afrontar el reto de enseñar flamenco pese a las diferencias culturales y el hermetismo ruso.

"Donde está la dificultad, ahí tiene que estar la EFA", añade, al referirse a este centro, que agrupa escuelas de flamenco afiliadas en 34 países y ahora espera cautivar a Rusia con la intensidad emocional de esta danza.

Porque para Cortés, enseñar este baile de raíces gitanas en Rusia supone todo un reto que "tiene mucho que ver con la cultura rusa y con el formato de un lugar un poco inhóspito, muy frío, en que la gente no es tan llana, que le cuesta abrirse", mientras que "el flamenco es alegría, emoción, ilusión".

Sin embargo, el presidente de la EFA, una escuela que tiene once años de experiencia, está seguro de que "Rusia puede ser de los países del mundo en donde la formación puede desarrollarse más".

Le acompaña la bailaora madrileña Eliezer Truco Pinillos, "La Truco", quien ha dedicado décadas al estudio y la enseñanza de la danza española y el flamenco, y comparte con Cortés la convicción de que en Rusia "se mueve el flamenco".

"No al nivel de cantaores y guitarristas, que no hay como tal, (...) pero escuelas de baile hay muchas. Y viene mucha gente a dar cursos, y artistas, compañeros nuestros, bailaores y bailaoras. Y creemos que aquí podemos sacar un buen nivel", afirma a Efe.

Han llegado junto a la cordobesa Carmen "La Talegona" al centro cultural Flamenquería, la meca de la danza española en Moscú, para impartir talleres y sumar esta institución a la red de centros afiliados a la EFA.

Además, gracias al apoyo del Instituto Cervantes y de la Embajada de España en Moscú, han ofrecido también conferencias sobre este género español cada vez más seguido en Rusia.

"La Truco" ofrece en Flamenquería un taller de expresión corporal a un grupo de jóvenes rusas contagiadas con esta emotiva música: les enseña a respirar, a sentir la madera del tabloncillo con las plantas de los pies, a coordinar sus movimientos y sensaciones.

"Queremos animar a Flamenquería, una escuela muy grande con unas instalaciones maravillosas, a preparar a gente con la formación que ofrecemos nosotros. Soy la creadora del plan docente para todas las escuelas del mundo", explica.

Porque no se trata de clases formales al estilo de alguien que ha pasado tres meses en España y "ya se cree que sabe bailar flamenco".

"Nosotros pedimos que los movimientos de los brazos sean correctos, que la ejecución de los pies sea limpia, sonora, musical, no zapatear por zapatear, dar golpes por dar golpes, y luego pedimos expresión gestual, porque el baile flamenco está entre las danzas con mayor expresión", comenta.

El plan de estudios se extiende a lo largo de nueve años, y solo es la base para continuar creciendo, afirma la bailaora.

Pese a todas las dificultades que implica dominar este arte, explica Cortés, los bailarines rusos tienen a su favor una "base sólida de formación", lo cual podría sentar las bases para que el flamenco florezca también por estas latitudes.

"La Talegona" concuerda con él, al destacar el alto nivel de preparación de danza clásica de los rusos. "Eso ayuda muchísimo, la raíz la tienen ya, ya están compuestos, tienen la base. Ahora ya viene lo difícil, bailar flamenco, disfrutarlo, bailarlo, sentirlo, y eso es algo que no se puede aprender", dice.

"El flamenco influye en la población rusa porque gusta. Cada día hay más adictos al flamenco, personas que les gusta el flamenco", asegura Cortés, "y esto significa que siendo Rusia uno de los países más importantes para la danza, también lo puede ser para el flamenco".

Por Fernando Salcines

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.