Así logró retirarse a los 35 años con un millón de dólares bajo el brazo

Una calculadora, esencial para controlar nuestras finanzas, ahorrar, invertir y crecer. Foto: Getty.

Después de haber acumulado cerca de un millón de dólares en ahorros, Steve Adcock abandonó su trabajo de desarrollador de software en 2016 y se retiró. Tenía 35 años. Poco después su esposa Courtney se le sumó.

Disfrutar de este tipo de jubilación anticipada no es algo que ocurra todos los días ni a casi todos los seres humanos. Sin embargo, según Adcock, si bien no es una tarea fácil, lograr la independencia financiera está al alcance de muchos.

En una publicación para CNBC, este joven millonario de 39 años revela los que considera los seis principios básicos para generar riqueza:

1. Que la libertad financiera se convierta en el objetivo principal

Para Adcock, se trata básicamente de querer alcanzar un objetivo que esté por encima de los horarios de trabajo, la interacción con los jefes, las evaluaciones de rendimiento, las reuniones, los conflictos de oficina y los largos viajes. Lo ideal sería proponerse este objetivo incluso antes de cumplir los 30 años.

Ya en ello, Adcock hizo cambios drásticos en sus hábitos financieros: en lugar de que su dinero permaneciera inactivo, invirtió mucho más, al tiempo que ahorraba el 70% de mis ingresos.

Al principio no fue fácil, admite, pero luego se hizo menos difícil a medida que caía en la cuenta de todo lo que había gastado en cosas que no usaba o que no necesitaba.

Artículos relacionados:

2. Aumenta activamente tus ingresos

Incluso cuando ganamos mucho dinero, debemos pensar continuamente en la manera de usar nuestras habilidades para hacer crecer estos ingresos. Por eso Adcock creó una página de asesoría financiera, gracias a la cual ganaba un promedio mensual de mil dólares. También abrió junto a su esposa un canal de YouTube para documentar sus viajes, que les generó entre 400 y $ 500 dólares al mes. A ello hay que sumar los ingresos por artículos que escribía y colocaba en algunos espacios digitales.

Mientras, Adcock trabajó fuerte en su empresa, obtuvo un par de aumentos de salario y hasta fue promovido a director. Y con Courtney pasaba lo mismo. Gracias a esto, y al ahorro del 70% de unos ingresos combinados que oscilaban entre los 200,000 y los 230,000 dólares al año, la pareja se acercaba a la jubilación anticipada.

3. Invierte en la apreciación de los activos

Para esta pareja fue esencial invertir en la apreciación de activos, como el mercado de valores, bienes raíces, negocios y reliquias u objetos históricos.

“Cuando se trata de invertir, tarde siempre es mejor que nunca”, advierte Adcock. “Si no has empezado a hacerlo, hay muchos recursos en Internet o siempre puedes acudir a un asesor financiero de confianza”.

Gracias a esta decisión, la pareja pudo aumentar sus ahorros a más de un millón de dólares.

Artículos relacionados:

4. Automatizar, automatizar, automatizar

Steve Adcock y su esposa Courtney creen en la automatización y en el modo en que esta les ha hecho más fácil la vida. Establecer pagos automatizados les ha aportado una disciplina y les ha evitado recargos por mora, cargos por intereses o reducciones en su puntaje de crédito.

La pareja es defensora de la mínima intervención. “Una vez que esté configurado, nunca más tendrás que preocuparse por eso”, dice.

Por eso automatizaron sus cuentas 401 (k) e IRA, transfieren fondos automáticamente, y pagan de igual manera las facturas de sus tarjetas de crédito.

5. Controlar el destino de tu dinero

Como aquí cada centavo importa, uno de los principios básicos es tener la disciplina de sentarse una vez al mes y revisar tus gastos.

Adcock recomienda mirar las facturas, en lugar de tirarlas a un lado, además de saber que los gastos en placeres deben venir tras haber pagado las facturas y financiado las cuentas de jubilación. También recuerda que no hay gastos pequeños: “Los cafés de la mañana, los almuerzos y agarrar una bolsa de carne de res seca (beef jerky), por ejemplo, suman mucho”, dice.

Por último, no debemos minimizar el gasto de las suscripciones mensuales. Siempre hay que saber cuánto nos cuestan y si realmente nos son necesarias.

6. Alejarse de lo innecesario

Adcock se dio cuenta de que ni su Corvette Convertible ni el Cadillac CTS eran necesarios. Tampoco su motocicleta deportiva Yamaha R1, cuyo seguro le costaba 150 dólares mensuales. Y se deshizo de todo eso.

Ahora asegura que los dos llevan una vida muy frugal y no podrían estar más felices. Se desvincularon de la televisión por cable y solo pagan la suscripción de una plataforma de streaming. También se gastan apenas 50 dólares al mes en restaurantes y han decidido comprar ropa nueva menos de dos veces al año. En cuanto a los teléfonos, solo los cambian cuando estos se rompen.

Lo esencial está en que reevaluemos nuestras las prioridades. “Creo en gastar generosamente en cosas que te brindan una alegría duradera y en reducir los gastos de las cosas que no lo hacen”, dice.

“La clave está en admitir lo que te hace feliz y lo que no”, concluye.