Retiraron del CCK una frase de Borges y se abrió una polémica

Javier Fuego Simondet
·3  min de lectura
El Gobierno retiró una leyenda del escritor y generó rechazo de sectores de la oposición
Fuente: Archivo

El Centro Cultural Kirchner (CCK), que se emplaza en el edificio donde funcionaba el Correo Central, volvió a ser el eje de una polémica. El retiro de una frase de Jorge Luis Borges que se leía en un letrero luminoso en el frente motivó críticas y una explicación oficial, en la que se atribuyó el cambio a la intención de "preservar" la fachada y "no incorporar elementos invasivos a la misma". El extitular del Sistema Federal de Medios Hernán Lombardi, quien tenía bajo su responsabilidad el CCK durante el gobierno de Mauricio Macri, cuestionó la decisión con mensajes vía redes sociales.

"Nadie es la Patria, pero todos lo somos", es la frase de Borges que se eliminó del frente del CCK. Es un pasaje del poema "Oda escrita en 1966", un texto que integra el volumen El otro, el mismo, y que LA NACION publicó el 9 de julio de 1966, con motivo del 150º aniversario de la declaración de la Independencia.

"Papelón", fue uno de los mensajes que publicó Lombardi en la red social Twitter cuando la noticia comenzó a circular, a mediados de la semana pasada. "El homenaje a Borges en el CCK, desde hace cinco años, recordaba 'nadie es la Patria, pero todos lo somos'. Una alerta elocuente y sabia a los personalismos. Lo retiraron esta semana", fue otra de las alusiones de Lombardi, quien tenía a cargo el CCK en la gestión de Cambiemos.

Los mensajes de Lombardi fueron replicados por figuras de la cultura identificadas con Juntos por el Cambio, como el bailarín Maximiliano Guerra y el director de cine Juan José Campanella, entre otros.

La explicación oficial de lo sucedido con el cartel con la frase borgeana fue que se buscó preservar el edificio histórico del Palacio de Correos. "Hace aproximadamente dos meses, fue retirado del frente del edificio para llevar a cabo tareas de restauración y mantenimiento del edificio, que es patrimonio histórico. No existió ninguna intencionalidad ideológica ni política, sino todo lo contrario. La voluntad es preservar la fachada y no incorporar elementos invasivos en la misma", informaron a LA NACION desde la Oficina de Prensa y Comunicación del CCK.

Con un comunicado, negaron cualquier intencionalidad contra la figura de Borges y recordaron que en septiembre se realizaron "las Jornadas Borges 2020, conjuntamente con el Ministerio de Educación de la Nación y la Fundación Internacional Jorge Luis Borges, conmemorando los 121 años de su nacimiento".

Para los homenajes a distintas figuras que se realizaron este año, en el CCK se utilizó "el recurso audiovisual del mapping sobre la fachada, de modo de proteger el edificio", según aclararon oficialmente desde el área de Prensa.

No se trata de la primera polémica que se tensa en torno al centro cultural. Durante el gobierno de Macri, en varias ocasiones se difundieron iniciativas para encontrar una denominación distinta que reemplazara la del nombre del expresidente fallecido en 2010. Fue una discusión recurrente, aunque el cambio no se llevó a cabo.

Uno de los nombres que se barajaron fue el del músico y cantante Gustavo Cerati, que murió en 2014. Esa iniciativa tuvo respaldo digital en 2017, con firmas en la plataforma Change. Por esos días, Lombardi le aclaró a Cristina Kirchner, a través de una carta abierta, que el lugar llevaría el nombre de Néstor Kirchner "hasta que otra ley lo cambie", porque la denominación originalmente se había definido por ley, y también le remarcó: "Con honestidad intelectual le confirmo que, con respecto al nombre, es otro nuestro pensamiento". El extitular del Sistema Federal de Medios se expresó en varias ocasiones a favor de un cambio de nombre del centro cultural ubicado a pocas cuadras de la Casa Rosada.