Retirar a los hutíes de la lista de terroristas, un suspiro para los yemeníes, dice una ONG

Agencia EFE
·2  min de lectura

Saná, 6 feb (EFE).- La futura retirada de los rebeldes chiíes hutíes de la lista de organizaciones terroristas anunciada por el Gobierno de EE.UU. del presidente Joe Biden, revirtiendo así la decisión adoptada por el expresidente Donald Trump, es un "suspiro de alivia y victoria" para los yemeníes, afirmó hoy una ONG.

“Celebramos la decisión del Gobierno de Estados Unidos de revocar estas designaciones que habrían tenido consecuencias humanitarias catastróficas y obstaculizado nuestra capacidad para llevar alimentos, combustible, medicinas y ayuda al país", afirmó en un comunicado el director del Consejo Noruego para Refugiados (NRC, por sus siglas en inglés) para el Yemen, Mohamed Abdi.

"Es un suspiro de alivio y una victoria para el pueblo yemení", señaló, y agregó que se trata de "un raro atisbo de esperanza para un país donde seis años de guerra brutal han matado y mutilado a decenas de miles de personas".

"Los yemeníes necesitan la solidaridad del gobierno de Estados Unidos y hoy la tienen", concluyó.

Según medios estadounidense, la administración Biden notificó ayer, viernes, al Congreso de su intención de retirar la designación de terrorista a los hutíes.

Los críticos con la decisión de Trump, destinada más a castigar a Irán, principal aliado de los hutíes, alegaban que la designación acrecentaba la crisis humanitaria en el Yemen, la mayor del planeta en estos momentos según Naciones Unidas.

La inclusión de los hutíes en esa lista negra fue una de las últimas decisiones que tomó Trump antes de abandonar la Casa Blanca.

La nueva decisión llega apenas 24 horas después de que Biden anunciase que suspende el apoyo de Washington a la coalición árabe liderada por Arabia Saudí que desde hace cinco años participa en la cruenta guerra de Yemen.

La retirada del apoyo a la coalición también significa que Washington suspenderá unos acuerdos de venta de armas con Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) que había iniciado Trump.

El conflicto armado en Yemen comenzó en 2014, cuando los rebeldes hutíes ocuparon la capital Saná y otras provincias del país.

La contienda se recrudeció después de que la coalición árabe, que ha admitido ataques en los que han muerto decenas de civiles, entrara en la guerra en marzo de 2015 con el apoyo de Estados Unidos con Barack Obama todavía en el poder.

Naciones Unidas considera que la situación en el Yemen es la mayor crisis humanitaria del planeta y calcula que alrededor del 80 % de la población requiere de algún tipo de ayuda para cubrir sus necesidades básicas.

(c) Agencia EFE