Retirada rusa de Jersón, ¿trampa o revés militar?

REUTERS - STRINGER

A primera vista es una derrota que puede cambiar el curso de la guerra en Ucrania. El ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigu, dio el miércoles la orden de que sus soldados se retiraran de la ciudad de Jersón. Pero el presidente ucraniano Volodimir Zelenski no descarta que se trate de una trampa tendida a sus tropas, que preparan la entrada en esa ciudad.

“En la guerra hay que saber contener sus emociones “, aconsejó el miércoles el presidente ucraniano Volodimir Zelenski ante el revuelo y euforia que provocó en las redes sociales el anuncio de que los soldados rusos debían replegarse hacia la orilla oriental del rio Dniéper, que divide en dos a Ucrania. Tenían que abandonar Jersón, que ocupan desde el inicio de la invasión en marzo, así como sus alrededores.

El gobierno ucraniano no descarta que, en realidad, el anuncio sea un anzuelo para precipitar la entrada en Jersón de los combatientes ucranianos, cuya contraofensiva está sumando logros. Los soldados rusos, disfrazados de civiles, podrían seguir allí, en una ciudad fantasma, donde la mayoría de la población ha sido trasladada a otros lugares, bajo control ruso.

Sin embargo, otros datos apuntan a que los militares rusos consideraban ese repliegue inevitable. El anuncio fue discreto, en medio de un largo balance militar transmitido por televisión, tratando de minimizar su alcance. Pero para Moscú era imperativo evitar un descalabro como el sucedido en agosto en la región de Járkov, una desbandada que se saldó con importantes pérdidas, tanto humanas como materiales.


Leer más sobre RFI Español