Retienen a funcionarios en Chiapas y los ponen a "botear"

·2  min de lectura

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., enero 7 (EL UNIVERSAL).- Afiliados a la Organización de Cafeticultores de Ocosingo, Chiapas, (ORCAO), retuvieron a Francisco Alcázar Morales y Francisco Demeza Hernández, asesor jurídico y operador político del ayuntamiento de Chilón, informaron fuentes gubernamentales.

Los captores exigen el pago de 170 mil pesos, por supuestas lesiones causadas por un vehículo a una niña de 10 años de edad en la zona, que conducía Higinio Guzmán Hernández. Ambos funcionarios fueron retenidos el jueves aproximadamente a las nueve de la noche en el poblado Corazón de María del municipio de Ocosingo, tras argumentar que Guzmán Hernández fue liberado sin justificación legal.

El problema inició el 28 de diciembre en la ranchería Naviteel, Chilón, cuando en supuesto estado de ebriedad, Guzmán Hernández, conducía un automóvil Aveo, propiedad de Manuel Saragos Jiménez.

Al intentar escapar del sitio, el responsable atropelló a la menor, cuyo nombre no fue revelado, enseguida se proyectó contra la vivienda propiedad de Sebastián Demeza Navarro. Se indicó que el infractor liquidó tres mil pesos por los daños a la vivienda y 85 mil mas por daños a la unidad automotriz, de los cuales entregó 30 mil y acordó pagar la cantidad restante el 30 de enero.

La madre de la presunta lesionada exigió el pago de 70 mil pesos; Guzmán Hernández ofreció 45 mil, pero Víctor Moreno, de la ORCAO, pidió 70 mil pesos que rechazó el involucrado en el percance.

Las autoridades competentes pidieron a la madre que presentara a su hija para valoración médica, pero se negó con el argumento de que la había curado "un huesero". A la fecha no se dispone del dictamen médico.

Al concluir el término constitucional, el 30 de diciembre Guzmán Hernández fue liberado bajo reservas de ley, el vehículo quedó como garantía de pago para la reparación del daño. Después la ORCAO exigió la cantidad de 150 mil pesos por curaciones de la menor, y 20 mil pesos más de multa.

Sin embargo, derivado del rechazo de Guzmán Hernández a pagar los montos fijados, los de la ORCAO retuvieron el jueves a Alcázar Morales y Demeza Hernández. Este viernes los obligaron a recaudar dinero por boteo en la carretera Ocosingo-Temó.

Los captores les pusieron cartulinas encima con mensajes en tinta roja alusivas al accidente y a funcionarios gubernamentales.

"Soy delegado de gobierno: por falta de capacidad de mis compañeros para resolver este problema me encuentro bloqueando". Y, además "por la incapacidad de Xolop (Carlos Ildefonso Jiménez Trujillo, alcalde de Chilón) y ministerios corruptos tengo que juntar para reparar el daño económico", se leía.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.