Bolivia: Morales no renuncia y oposición insiste

CARLOS VALDEZ
Partidarios del presidente boliviano Evo Morales marchan en apoyo a su reelección mientras la policía trata de mantenerlos separados de los manifestantes antigubernamentales en La Paz, Bolivia, el lunes 4 de noviembre de 2019. (AP Foto / Juan Karita)

LA PAZ, Bolivia (AP) — Al cumplirse el plazo que la oposición dio al presidente Evo Morales para que renunciara y su negativa a hacerlo, sus rivales anunciaron que radicalizarán sus acciones en medio de un conflicto político desatado por los resultados de unas elecciones presidenciales en las que el mandatario se declaró triunfador a pesar de señalamientos de un posible fraude.

El líder opositor Luis Fernando Camacho intentó el martes un movimiento audaz: llegar a La Paz --capital política del país, donde despacha Morales--, para intentar entregarle una carta para que el mandatario firmara su renuncia bajo la acusación de fraude electoral.

Seguidores de Morales se parapetaron en el aeropuerto de La Paz e impidieron que Camacho saliera. Un vuelo contratado por las autoridades regresó al líder opositor a Santa Cruz, “para resguardar su seguridad”, dijo el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Camacho, presidente del poderoso Comité Cívico de Santa Cruz, convocó el lunes en la noche a un mitin con miles de manifestantes opositores en las calles, llamó a radicalizar las protestas desde el martes para forzar la dimisión del mandatario y dijo que tiene lista la carta de renuncia de Morales.

El sábado, Camacho había dado un ultimátum al gobernante para que renunciara tras la muerte de dos manifestantes opositores en Santa Cruz en choques con oficialistas.

Al medio día, centenares de seguidores del presidente se concentraron en una plaza céntrica de La Paz en la que Morales reiteró su denuncia de que la oposición intenta realizar un golpe de Estado. Además, agradeció el apoyo de sus afines tras lo ocurrido en el aeropuerto y pidió que se unan para derrotar a sus críticos.

La jornada terminó con enfrentamientos cerca de Palacio de Gobierno entre simpatizantes y opositores al presidente, en los que ocho personas resultaron heridas.

“Dos heridos de gravedad”, informó el doctor Francisco Gutiérrez, del hospital universitario, a la televisora TVU. Según imágenes de esa cadena, los heridos fueron alcanzados por piedras y otros objetos. La policía intervino en varias ocasiones con gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes. También se reportó tres detenidos.

En tanto, el expresidente Carlos Mesa --quien fue el rival de Morales en los comicios y obtuvo el segundo lugar tras el conteo-- dijo a los periodistas que se trató de un hecho de racismo y discriminación entre bolivianos. Mesa criticó la movilización de apoyo a Morales al considerar que no fue un movimiento “espontaneo”.

Una comisión técnica de la Organización de Estados Americanos (OEA) realiza una auditoria electoral a pedido del gobierno y se esperan resultados para la próxima semana.

En el primer comunicado desde que estalló la crisis, las Fuerzas Armadas anunciaron la víspera que “velarán por el mantenimiento de la democracia, la unidad del pueblo” y exhortaron al cese de la violencia. En el texto, sin embargo, no se menciona el nombre de Morales o un respaldo explícito al mandatario.

El comunicado se conoce en medio de denuncias contra el gobierno de estar “comprando lealtades” de militares y policías a cambio de “bonos”. Uno de quienes ha dicho que eso ocurre es el diputado opositor Wilson Santa María.

Santa Cruz, en el oriente, es la ciudad más poblada, motor agroindustrial del país y bastión de la oposición a Morales. La región vive 14 días de paro tras las polémicas elecciones presidenciales del 20 de octubre que dieron la ventaja a Morales en primera vuelta.

Los partidos políticos de oposición y miembros de un creciente movimiento ciudadano, al que pertenece Camacho, rechazan ese resultado alegando que el mandatario hizo fraude para reelegirse a un cuarto mandato. El país vive una agitación social en todas las ciudades tras los comicios con marchas y protestas callejeras a favor y en contra del mandatario.

En La Paz y otras ciudades del país, las protestas opositoras continuaban con cortes de rutas en calles y avenidas y actividades comerciales y laborales a medidas debido al conflicto que ya se prolonga por tres semanas.

El martes hubo nuevos amagues de enfrentamientos y agresiones entre transportistas que buscan despejar rutas y manifestantes que mantienen barricadas en las calles de las principales ciudades.

Una columna de partidarios del mandatario realizaba el martes una marcha por el centro de la ciudad.

En Beni al noreste, los choques entre grupos contrarios dejaron la víspera 10 heridos.

Estas son las mayores protestas que enfrenta Morales en sus casi 14 años en el poder.

El mandatario llegó debilitado a los comicios por escándalos de corrupción y su empeño de reelegirse pasando por alto un referendo que le negó esa posibilidad, lo que encendió el rechazo ciudadano a pesar de su buena gestión económica, que garantizó estabilidad, baja inflación y crecimiento.

El respeto al voto moviliza las protestas. De parte del gobierno, grupos afines también protagonizan marchas para exigir que se respete el resultado