RESUMEN-Potencias extranjeras intentan acelerar el éxodo de Afganistán ante la molestia de los ciudadanos

·4  min de lectura

KABUL, 20 ago (Reuters) - Las potencias extranjeras intentaban acelerar las evacuaciones de Afganistán el viernes después de reportes de represalias de los talibanes, entre ellas a personas que habían trabajado con las fuerzas lideradas por Estados Unidos o el anterior gobierno respaldado por Occidente.

Más de 18.000 personas han sido evacuadas de Kabul desde que los talibanes tomaron la capital de Afganistán, informó el viernes un oficial de la OTAN, pero los gobiernos occidentales están enfrentando críticas por no anticipar la fuerza del éxodo y no haber prestado la ayuda suficiente.

Miles de personas, desesperadas por huir del país, seguían abarrotando el aeropuerto, donde talibanes instaban a gente sin documentos a volver a sus casas.

"Al día de hoy, quienes pueden estar en peligro no tienen una salida clara", dijo la portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Shabia Mantoo, quien instó a los países vecinos a mantener las fronteras abiertas.

La rapidez con la que los talibanes conquistaron Afganistán tras el retiro de las tropas estadounidenses y otras extranjeras sorprendió incluso a sus propios líderes y ha dejado vacíos de poder en muchos lugares.

Los talibanes instaron a la unidad antes de las oraciones del viernes, las primeras desde que tomaron el poder, y pidieron a los imanes que persuadieran a la gente para que no abandone Afganistán. Residentes de Kabul y en otras cuatro grandes ciudades dijeron que las oraciones parecían haber transcurrido sin incidentes, si bien la asistencia fue escasa.

Sin embargo, un civil alemán resultó herido por un disparo de camino al aeropuerto antes de ser evacuado, dijo un portavoz del gobierno alemán, y la emisora Deutsche Welle dijo que los combatientes talibanes mataron a un familiar de uno de sus reporteros e hirieron gravemente a otro en allanamientos casa por casa.

Algunos afganos han informado de que han sido golpeados y de que sus casas han sido asaltadas, mientras que otros dicen que han recibido garantías de seguridad. Los portavoces de los talibanes no estaban disponibles para hacer comentarios.

Un testigo dijo a Reuters que varias personas murieron el jueves en la ciudad oriental de Asadabad cuando militantes talibanes dispararon contra una multitud que manifestaba su lealtad a la derrotada república afgana.

Hubo muestras de desafío similares en otras dos ciudades -Jalalabad y Khost- en el este del país, ya que los afganos aprovecharon las celebraciones de la independencia de la nación en 1919 del control británico para desahogar su ira por la toma del poder por parte de los talibanes.

En el aeropuerto de Kabul y sus alrededores han muerto 12 personas desde el domingo, informaron funcionarios de la OTAN y los talibanes. Washington tiene unos 5.800 soldados controlando el aeropuerto, informó un funcionario estadounidense.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, declaró en una entrevista con NBC News que Estados Unidos está "concentrado en un potencial ataque terrorista" por un grupo como Estado Islámico en medio de la evacuación.

BIDEN HABLARÁ SOBRE AFGANISTÁN

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tiene previsto referirse al tema a las 1700 GMT. El mandatario está ignorando las críticas al caótico retiro de las tropas porque él y sus asesores creen que las consecuencias políticas a nivel local serán limitadas, según aliados de la Casa Blanca y funcionarios.

Medios de comunicación británicos informaron que varios altos cargos estaban de vacaciones mientras estallaba la debacle afgana y que los jefes de espionaje del país podrían enfrentarse a un interrogatorio sobre los fallos de inteligencia.

El ministro de Asuntos Exteriores, Dominic Raab, replicó que el gobierno había trabajado "incansablemente" en las evacuaciones. Alemania dijo el viernes que estaba enviando helicópteros para ayudar.

El presidente ruso Vladimir Putin dijo que otros países no deberían imponer sus propios valores en Afganistán y que la realidad era que los talibanes habían tomado el control de la mayor parte del país.

China dijo que el mundo debe apoyar, no presionar, a Afganistán y un portavoz de los talibanes dijo a medios de comunicación estatales chinos que Pekín ha desempeñado un papel constructivo y que era bienvenido a contribuir a su reconstrucción.

Los talibanes gobernaron con mano de hierro entre 1996 y 2001, antes de ser derrocados por las fuerzas lideradas por Estados Unidos por haber dado refugio a los militantes de Al Qaeda que estaban detrás de los ataques del 11 de septiembre.

Sin embargo, desde que tomaron Kabul, han intentado presentar una cara más moderada.

(Reporte de las redacciones de Kabul y Washington; Escrito por Lincoln Feast; Editado en español por Janisse Huambachano/José Muñoz)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.