Un resumen de ganancias y pérdidas para tu vida

·9  min de lectura

Enfoque para lidiar con el estrés y el agotamiento: piensa tus emociones y otros recursos como una cartera.

¿ALGUNA VEZ has regresado a casa al final del día demasiado agotado para cocinar o incluso ordenar algo para cenar, y te quedas dormido con la ropa puesta? Ese grado de sentirte demasiado rendido para mejorar tu propia condición es conocido como “agotamiento de recursos”. Es parte de una teoría llamada “conservación de recursos”, una manera de pensar el estrés, el trauma y el agotamiento que se ha vuelto cada vez más influyente desde que el psicólogo Stevan Hobfoll la introdujo en 1989.

Todos necesitamos alimentarnos y dormir, pero el daño específico que hace una “noche de hambre” depende de las circunstancias y de los recursos de cada individuo. Considera a tres personas diferentes:

Alex es una enfermera de sala de emergencias de 56 años que planeaba tomar un trabajo menos exigente antes de que sucediera la pandemia. Está casada y tiene un hijo adolescente. Tiene noches como esta varias veces a la semana y resiente que su marido, Lonnie, no le eche una mano en la casa.

Miguel es un inmigrante de 22 años que trabaja en Estados Unidos en una planta procesadora de carne para apoyar a su familia allá en su país. Esta ha sido su rutina nocturna en todo el año pasado. No tiene seguro médico y su inglés es malo.

Lee: El mundo necesita información médica ahora más que nunca: Dr. Mike

Sandra es una abogada de 42 años que regresa de una noche por la ciudad con sus colegas tras celebrar una gran victoria en la corte. Está divorciada, no tiene hijos y gana un salario de seis cifras con excelentes beneficios de salud.

Para Miguel y Alex, cada noche de hambre socava un poco más su bienestar mental y físico. Por otra parte, Sandra tal vez sufra de dolor de cabeza e indigestión al día siguiente, pero experimenta su noche de hambre como un evento positivo en general y una fuente de recuerdos felices.

LAS GANANCIAS Y PÉRDIDAS DE LA VIDA

La teoría de la conservación de recursos (COR) se puede pensar como un resumen de ganancias y pérdidas de tu vida. Universalmente, los humanos desean los mismos bienes fundamentales: una imagen positiva de sí mismos, salud y bienestar, una vida tranquila, una sensación de relevancia y propósito, familia y amigos (y también todas estas cosas buenas para ellos). Nos motiva profundamente lograr estas cosas. Esto requiere de invertir nuestros recursos personales, los cuales Hobfoll divide en cuatro categorías:

Características personales, incluidas la educación, la autoestima, la salud, el sentido del humor, el optimismo, el vigor, la capacidad de organizar tareas, la autodisciplina, los sentimientos al haber logrado metas y ser valorado por otros.

Posesiones materiales, como transporte personal, ropa, vivienda y muebles, el equipo necesario para trabajar y hacer el quehacer de la casa, las necesidades y “extras” para niños, ahorros y fondos de emergencia, seguros, seguridad para el retiro, activos con potencial de crecimiento.

Sálvate primero. ¿Te sientes agotado? Los autores dicen: “No te agotes por otros”. A la larga, nadie gana en ese escenario. (Foto: Getty)

Energías, como el tiempo dedicado a la salud personal, las relaciones y las posesiones, un buen crédito, educación y capacitación continuas, ayuda práctica en el trabajo y en casa.

No te pierdas: ‘Replantear el urbanismo para mejorar la calidad de vida’

Condiciones, incluida una familia amorosa y comprensiva con buena salud, el estatus en el trabajo, por lo menos un amigo íntimo, un buen jefe y colegas, participación en un grupo comunitario de apoyo.

Esto recursos nos permiten tomar acciones, sentirnos bien con nosotros mismos, entender el mundo a nuestro alrededor y responder a él. Crucialmente, nos permiten obtener más recursos. Y esto es aquello en lo que pasamos mucho tiempo. Administrar tu vida exitosamente implica poner tus recursos donde harán el mayor bien.

En el análisis de Hobfoll, el estrés es definido como cualquier cosa que amenace o conlleve una pérdida neta de recursos.

Una serie suficiente de eventos negativos puede dañar incluso la cartera de recursos personales más sólida. Esto es cuando una persona entra en el estado de agotamiento de recursos: una noche de hambre que dura por siempre. Una persona se puede agotar en términos generales, al grado de que no tenga recursos disponibles para sostenerse a sí misma, o agotarse en algún rango particular de recursos (por ejemplo, una bancarrota financiera, pero con una comunidad de apoyo y con buena salud física).

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?

La resiliencia, según la COR, no es una cualidad interna que algunas personas poseen en mayores cantidades que otras, sino un reflejo de la profundidad y amplitud de las carteras de recursos de la gente; crucialmente, su acceso a apoyo social de otras personas y organizaciones. El coraje y la fuerza de voluntad individuales tienen un alcance limitado. La investigación extensa indica que, cuando la gente está en un estrés crónico y extremo, sus características personales, en algún punto, no serán iguales a la tarea de manejar sus circunstancias, y entrarán en un ciclo de pérdida.

Durante un ciclo de pérdida, pequeñas ganancias de recursos cobran una importancia enorme. El ciclo breve de pérdidas de una noche de hambre es detenido incluso por unas cuantas horas de sueño irregular. El ciclo más amplio en que esta noche está alojada tal vez no ha cambiado, pero en la mañana, incluso si está exhausto, Miguel tendrá la energía y la claridad para comer un pequeño desayuno.

Un poco de descanso lleva a la capacidad de alimentarse, lo cual da la energía suficiente para vestirse e ir a trabajar. Una victoria un poco mayor puede cambiar el equilibrio de maneras sorprendentes. ¿Qué tal si Alex llegara a casa una noche y su marido tuviera una olla de verduras con carne en la estufa, y siguiera cocinando la cena y guardara un poco para el almuerzo de ella? Imagina la diferencia que esto tendría en su salud, en su matrimonio, en toda la perspectiva mental de ella, y en el bienestar de sus pacientes por añadidura.

AYUDA PRÁCTICA PARA TI MISMO Y OTROS

Como lo indica el último ejemplo, la COR no es un juego de suma cero: mejorar los recursos de una persona beneficia a todos alrededor de ella. He aquí algunos consejos para poner la teoría en práctica:

Haz un inventario de tus recursos personales. Tal vez tengas una lista en alguna parte de todos tus activos financieros y propiedades. Ahora es el momento de ampliar esa lista para incluir todos los recursos —posesiones, cualidades personales, condiciones y energías— que hacen tu vida tanto soportable como digna de vivirla. Entiende dónde necesitas fortalecer tu cartera y dónde tienes un extra que invertir.

Valora los consejos y oportunidades a través de este lente. El testimonio personal y la investigación psicológica por igual difieren con respecto a si ciertas condiciones —el matrimonio, tener una mascota, un horario flexible— son benéficas o no. Esto se debe a que estas condiciones pueden mejorar o amenazar los otros recursos de una persona. ¿Una agenda flexible significa más tiempo para tus proyectos personales, o es un permiso general para que tu familia política te pida favores?

La ayuda debe ser en ambos sentidos. Darles una mano a otros puede ser empoderador: “Pedirles a otros una ayuda que puedan dar puede, a su vez, proveerles algo valioso”. (Foto: Giorgio Fochesato/Getty)

Diseña victorias menores. Si ves que se está desarrollando un ciclo de pérdida emocional, haz lo que puedas para crear una ganancia menor y luego construir sobre esa ganancia. La mera sensación de tomar una acción, o de saber que otra persona está de tu lado, puede darte la claridad y la energía para dar un paso más significativo y luego otro.

Te recomendamos: Cómo lidiar con el estrés escolar

Da solo lo que puedas. No te vacíes por otros. Esto es algo que se enfatiza frecuentemente: “Ponte en tus propios zapatos antes de ayudar a otros”. No obstante, con su énfasis en la naturaleza de rápida aceleración de los ciclos de pérdida, la COR da una perspectiva aún más clara de por qué agotarte por otras personas no es sostenible y es dañino para todos a la larga. Al mismo tiempo, da solo lo que puedas: todos necesitan muchos tipos diferentes de apoyo social, y para una persona dada, estarás en la posición de satisfacer algunas, pero no todas sus necesidades.

Equilibra tu cartera de grupo. Dado que la gente tiene diferentes carteras de recursos, las tareas o situaciones que agotan a una persona podrían serle de poco o ningún costo a otra. Las familias y los equipos cercanos de proyectos, en particular, deberían estar conscientes de sus diferencias, y repartir las tareas en concordancia, sobre todo durante tiempos en que las demandas para todos son altas.

Empodera a otros al permitirles ayudarte. Sentirse competente y capaz es, por sí mismo, un recurso psicológico clave que puede transferirse de una situación a otra. Esto significa que pedirles ayuda a otros y que ellos puedan darla puede, a su vez, proveerles algo valioso.

No hay una línea clara entre ayudarte a ti mismo y ayudar a otros en el paradigma de la COR; la ayuda mutua y los ciclos de ganancia se refuerzan entre sí.

También lee: Resiliencia infantil: los niños están bien

Ten la COR en mente cuando escuches. La gente reacciona a la pérdida de maneras diferentes: tristeza, ira, miedo, parálisis, humillación. Cuando los amigos, familiares o colegas expresen estas emociones, escucha cuál pérdida (o amenaza de pérdida) hay detrás de ello. Acepta, valida y comprende esas emociones. Busca entender la naturaleza de la pérdida. ¿Hay algún aspecto de ella que puedas compensar?

No extraigas un impuesto de comprensión. A veces la gente sufre pérdidas que tú no puedes compensar. Cuando esto suceda, es natural sentirse frustrado e impotente. Tú tienes que lidiar con estos sentimientos. No pidas comprensión al decirle “no” a la persona a quien le estás diciendo que “no”. Procesa estos sentimientos con alguien más.

Las malas decisiones tienen buenas razones. Un principio básico de la COR es que la gente de manera inherente quiere y busca lo que es bueno: salud, relaciones, sentido. Tomamos las mejores decisiones que podemos dados nuestros recursos y ambiente, lo cual significa que las decisiones de algunas personas tal vez sean, objetivamente, terribles. Por ejemplo, Miguel fuma aun cuando es costoso y poco sano, porque lo mantiene enfocado y le da un momento de descanso en el trabajo. Considera esto antes de juzgar o dar consejos.

Mejora el suministro, reduce la demanda. Ayudar a la gente a tomar mejores decisiones se trata de aumentar sus recursos o de reducir las demandas de dichos recursos. ¿Qué ayudaría a Miguel a dejar de fumar? ¿Advertencias en español de la Dirección General de Salud? Quizá no. Miguel no carece del conocimiento sobre el efecto del cigarrillo en la salud. Los recursos que él necesita son un trabajo donde no esté en riesgo de perder una mano si se distrae y donde a todos los empleados les den descansos con regularidad. N

—∞—

Robin Abrahams es investigadora asociada de la Escuela de Comercio de Harvard. Boris Groysberg es profesor Richard P. Chapman de administración empresarial en la Escuela de Comercio de Harvard y coautor de Talk, Inc.: How Trusted Leaders Use Conversation to Power Their Organizations (Harvard Business Review Press). Publicado en cooperación con Newsweek. Published in cooperation with Newsweek.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.