RESUMEN-Confianza consumidor EEUU se mantiene estable; sector vivienda con señales de fatiga

·3  min de lectura
Imagen de archivo de un cliente comprando en un supermercado de Porto Alegre, Brasil.

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - La confianza del consumidor estadounidense rondó un máximo de 14 meses en mayo, ya que el optimismo sobre las perspectivas laborales atenuó las preocupaciones sobre el aumento de la inflación y la disminución del apoyo financiero del gobierno.

Aunque el sondeo del Conference Board del martes sugirió que el ritmo de crecimiento económico se mantuvo sólido en el segundo trimestre, la recuperación de la recesión generada por la pandemia de COVID-19, que comenzó en febrero de 2020, presenta baches.

El mercado de la vivienda, uno de los más destacados, está mostrando señales de fatiga, con las ventas de casas unifamiliares nuevas cayendo en abril en medio de una escasez de propiedades, lo que está impulsando los precios al ritmo más rápido en más de 15 años.

Conference Board dijo que su índice de confianza del consumidor cayó a una lectura de 117,2 este mes desde 117,5 en abril, que fue el nivel más alto desde febrero de 2020. Economistas encuestados por Reuters esperaban un avance a 119,2.

A partir de mayo, el Conference Board cambió a un sondeo en línea desde uno por correo. Los datos de enero a abril se revisaron para reflejar los resultados de la encuesta en línea. La caída reflejó otras encuestas sobre confianza, que fueron presionadas por temores de que el aumento de la inflación erosionaría el poder adquisitivo de los consumidores.

La inflación se acelera a medida que la reapertura de la economía tras las restricciones relacionadas con el coronavirus y el masivo estímulo fiscal desencadenan una demanda reprimida, que además enfrenta las restricciones de oferta, lo que lleva a aumentos de precios para la mayoría de los bienes.

La medida de la situación actual del sondeo, basada en la evaluación de los consumidores de las condiciones actuales del mercado laboral y de negocios, aumentó a una lectura de 144,3 desde 131,9 el mes pasado. Pero el índice de expectativas, basado en las perspectivas a corto plazo de los consumidores en cuanto a ingresos, negocios y condiciones del mercado laboral, cayó a 99,1 desde 107,9 en abril.

El llamado diferencial del mercado laboral de la encuesta de Conference Board, derivado de los datos sobre las opiniones de los consultados sobre si los trabajos son abundantes o difíciles de conseguir, alcanzó una lectura de 34,6 en mayo desde 21,6 en abril.

Esta medida, que se correlaciona estrechamente con la tasa de desempleo en el informe de empleo del Departamento de Trabajo, está cerca de su máximo de 38,3 en agosto de 2019. El salto en el llamado diferencial del mercado laboral este mes probablemente reflejó la apertura de un récord de 8,1 millones de puestos de trabajo.

En un informe separado el martes, el Departamento de Comercio dijo que las ventas de viviendas nuevas cayeron un 5,9% a una tasa anual desestacionalizada de 863.000 unidades en abril. El ritmo de marzo se revisó a la baja a 917.000 unidades desde las 1,021 millones de unidades informadas con anterioridad. Las ventas aumentaron un 48,3% interanual el mes pasado.

El mercado de casas nuevas está siendo impulsado por un inventario casi récord de viviendas usadas. La pandemia ha impulsado la demanda de alojamientos espaciosos y más costosos, ya que millones de estadounidenses trabajan desde casa y toman clases de forma remota.

Un tercer informe mostró que el índice de precios de casas S&P CoreLogic Case-Shiller subió un 13,2% interanual en marzo, el mayor aumento desde diciembre de 2005, después de avanzar un 12,0% en febrero.

(Reporte de Lucia Mutikani, Reporte adicional de Evan Sully, Editado en Español por Manuel Farías)