RESUMEN-Autoridades Fed difieren sobre riesgos para la economía en medio alza casos coronavirus

Por Howard Schneider y Jonnelle Marte
·3  min de lectura
Foto de archivo ilustrativa del edificio de la Reserva Federal de EEUU en Washington
Foto de archivo ilustrativa del edificio de la Reserva Federal de EEUU en Washington

Por Howard Schneider y Jonnelle Marte

WASHINGTON, 13 nov (Reuters) - Para el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, el alza de los casos de coronavirus en Estados Unidos se puede controlar y la economía recuperase si los hogares simplemente son llevados en la dirección correcta, exhortados a usar mascarillas y tomar otras medidas que los funcionarios de salud han instado desde marzo.

El jefe de la Fed de Nueva York, John Williams, dice que una recuperación completa tendrá que esperar por una vacuna, con la crisis de salud colocando un "signo de interrogación" en la economía hasta entonces. Y el presidente de la Fed de Mineápolis, Neel Kashkari, ha pedido un cierre nacional de cuatro a seis semanas para tratar de frenar la pandemia.

En lo que es una de las instituciones más tecnocráticas y con más doctorados del país, meses de un singular enfoque sobre el camino de la pandemia y su impacto en la economía del país han llevado a esto: ¿Quién diablos sabe?.

Comentarios separados de Williams y Bullard el viernes expusieron las distintas ideas que circulan en el banco central sobre dónde están las cosas y qué podría suceder en los próximos meses. Kashkari pidió un cierre a principios de este año, el único dentro de la Fed que aboga por un paso tan extremo.

La política monetaria podría ir por cualquier resultado, aunque la discusión podría influir en el debate más amplio sobre cómo deberían reaccionar otras ramas del gobierno a medida que se intensifica la pandemia.

Las nuevas infecciones diarias en Estados Unidos superaron las 163.000 el jueves, cruzando la marca de las 100.000 por noveno día seguido, y el número de muertos aumentó en 1.173 hasta un total de 242.982. Los hospitales de algunos estados están alcanzando su capacidad.

Millones de estadounidenses siguen sin trabajo y algunas industrias, como la de entretenimiento y hostelería, siguen teniendo graves problemas en lo que pueden hacer.

Aún así, Bullard dijo el viernes que sentía que los cerca de 3 billones de dólares en ayuda aprobados por el Congreso en la primavera boreal eran lo suficientemente grandes como para abordar la mayoría de las consecuencias de la consiguiente recesión, que afirmó terminó en abril con el inicio de una recuperación que continúa avanzando más rápido de lo esperado.

Las empresas y los hogares se están adaptando y "una gran fracción de la economía puede producir su bien o servicio a pesar de que tienen que lidiar con la pandemia... y se puede producir de manera segura", aseguró Bullard en un webcast al Club Económico de Memphis.

Los que están sin trabajo todavía necesitan ayuda, reconoció Bullard, pero la asistencia específica junto con una atención más estricta a la higiene individual debería frenar la pandemia y permitir que la recuperación continúe incluso si una vacuna tarda más de lo esperado en materializarse.

Williams atribuyó a esa ayuda fiscal el impulso de la recuperación y dijo que era "la razón por la que los consumidores aún pueden gastar". Sin embargo, comentó que le preocupa que la economía siga frenada hasta que haya una vacuna.

Los progresos anunciados recientemente en ese frente ofrecían "señales positivas" sobre la capacidad de ir más allá del virus en el próximo año, dijo Williams en una entrevista con el Financial Times. Pfizer Inc anunció esta semana que su vacuna experimental COVID-19 tiene una efectividad superior al 90%, según los resultados iniciales de su ensayo.

Pero la economía todavía está en un "profundo hoyo" y "el fuerte aumento reciente de casos de COVID pone una clara señal de interrogación sobre la capacidad de la economía de capear este periodo", dijo Williams.

(Reporte de Howard Schneider, Editado en Español por Manuel Farías)